Han pasado 11 días del Jueves Negro que asoló la comunidad de Jesús María donde personal militar y sicarios del cártel de Sinaloa se enfrentaron tras la captura de Ovidio Guzmán y desde entonces no se ha podido recuperar del todo la normalidad.

Pese a las brigadas de apoyo que ha enviado el Gobierno del Estado, no todas las actividades se han restablecido, pues la primaria se encuentra cerrada desde el 5 de enero, por lo que niños y niñas han tenido que permanecer en casa o con familiares que los cuiden durante estos días.

Enrique Inzunza Cazares, secretario general de Gobierno, informó que autoridades educativas y padres de familia analizan las condiciones de la escuela primaria para ver la posibilidad de volver mañana. En el caso de la preparatoria y secundaria de la comunidad, éstas ya están funcionando con normalidad.

Dijo que el personal militar se mantiene en la zona, sin embargo, está contribuyendo al restablecimiento y no llevan armas para no causar más terror en la población, ya que en muchos casos padecen estrés postraumático luego de lo acontecido.

Por su parte, el Gobernador Rubén Rocha Moya consideró necesaria la presencia del Ejército, ya que al día de hoy se han encontrado 10 granadas tiradas en distintos puntos, las cuales han sido desactivadas, pero pudiera haber más en la zona.

Fuente: Heraldo de México