Un agente de policía adjunto y una maestra de artes del lenguaje inglés de primaria y secundaria fueron sentenciados a 100 y 41 años de prisión en Luisiana, una entidad al sureste de los Estados Unidos ubicado en el Golfo de México. A esta pareja la acusaron de varios delitos, en específico, al hombre de 150 cargos entre los que se encuentran: violación en segundo grado, dos de agresión sexual a un niño, uno de voyerismo en video, dos de producción de pornografía infantil que involucra a menores de 13 años y uno de mezcla de sustancias nocivas. Por su parte, la mujer que fue partícipe de dichos crímenes, se declaró culpable de haberle dado «panquecitos» a sus estudiantes contaminados con semen de su esposo.

Tienen tres hijos, los cuales no desean saber nada de sus padres puesto que cometieron crímenes atroces contra menores de edad. FOTO: Facebook

Fueron arrestados en octubre de 2019

La pareja fue arrestada en octubre del 2019 después de que la policía encontrara una foto de la pareja desnuda con un niño. El menor de edad había salido en un aviso del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados. El funcionario de Livingston Parish, se llama Dennis Perkins y tiene 46 años. Es originario de Luisiana, Estados Unidos. Y se declaró culpable de los 150 delitos que se le acusaron el pasado martes 3 de enero del 2023, incluido el cargo por introducir su semen en la masa de los panquecistos que su esposa horneó para sus alumnos. Por su parte, Cynthia Perkins, de 37 años, admitió habérselos obsequiado a sus estudiantes de la escuela secundaria Westside.

Por este y otros delitos de complicidad, es que se le dictaron 41 años de prisión en febrero del año pasado. Admitió haber desempeñado dicho papel en los crímenes atroces de su esposo, en los cuales, específicamente ella se encargó de producir imágenes de abuso infantil.

Ella accedió a testificar en contra de su esposo

Como parte de su sentencia, Cynthia Perkins accedió a testificar contra su esposo. Los informes policiales afirmaron que ella solicitó el divorcio poco después de afirmar que había sido manipulada por él para que cometiera los crímenes de los que se le acusan. Cabe destacar que el expolicía fue arrestado por primera vez en 2019. Asimismo dijo a los medios de comunicación locales que solo quería hacer una declaración a su salida de la corte, «Jesucristo me ha perdonado y estoy agradecido por eso. Y espero y rezo para que cualquiera que esté afectado, también encuentre el perdón y la curación a través de Jesucristo». La prensa local enfatizó que al hombre se le vio llorar en múltiples ocasiones durante su comparecencia ante el tribunal. 

Pornografía infantil, abuso y violación de índole sexual, entre otros delitos más, suman 150 agresiones de los que se le acusan al policía. FOTO: Adobe Stock

Sin embargo, y debido a la magnitud de sus actos, sus víctimas se mantuvieron firmes ante la demanda y por supuesto, la sentencia de sus crímenes. Uno de los involucrados comentó durante la audiencia «no vales mi tiempo en absoluto. En lugar de proteger, elegiste el abuso. Que tengas una buena vida en prisión». Incluso le deseo que pasara la mayor parte de sus días en la cárcel viviendo con miedo, tal y como los menores que cayeron en las garras de este criminal sufrieron durante un tiempo. 

El expolicía sí se declaró culpable de un cargo de violación en segundo grado, dos cargos de agresión sexual a un niño, un cargo de voyerismo en video, dos cargos de producción de pornografía infantil que involucra a niños menores de 13 años y un cargo de mezcla de sustancias nocivas. Por su parte, los fiscales dijeron que el acuerdo de culpabilidad fue para que sus víctimas más jóvenes no tuvieran que sufrir la terrible experiencia de testificar mientras se reunían con ellos en el tribunal. Además, se sabe que obtuvieron su aprobación en el acuerdo de culpabilidad.https://d-37331388283078400427.ampproject.net/2212151632002/frame.html

Dennis fue despedido de su trabajo y Cynthia renunció a su cargo de maestra

El agente de policía adjunto Perkins fue despedido de su trabajo y Cynthia, quien enseñó artes del lenguaje inglés en Westside Junior High School desde 2016, renunció a su cargo inmediatamente después del escándalo mediático. La exmaestra había trabajado anteriormente en la escuela primaria North Live Oak y en la escuela secundaria Live Oak durante cuatro años. Y a pesar de su labor educacional, esto no fue impedimento para que le diera las magdalenas contaminadas a sus alumnos. Incluso, el padre de un estudiante que comió los panqués de semen, admitió que está deprimido y que no ha podido encontrar trabajo desde el horrible incidente. 

A la exmaestra la sentenciaron en febrero del año pasado, mientras que a su expareja, a penas le dictaminaron los 100 años de prisión. FOTO: Facebook

A su vez, otro tutor y su hijo declararon que no han podido dormir desde el suceso, detonando en ellos problemas de salud mental. Cynthia Perkins, la maestra, fue condenada en febrero del año pasado. Se disculpó extensamente con sus víctimas antes de ser encarcelada. Aseguró que también quería hablar con sus tres hijos en común con el oficial de policía, quien desde el incidente en 2019, no los ha vuelto a ver. Dijo extrañarlos y amarlos, además de disculparse públicamente con ellos por el crimen cometido. Sin embargo, no recibió una respuesta positiva de ellos, e incluso uno declaró ante los medios de comunicación que su madre era una persona «horrible y manipuladora».

«Mi vida es mucho mejor sin ti.», declaró uno de sus hijos.

Fuente: Excelsior