El gigante Apple quiere dejar de depender de la tecnología que Samsung y LG le ofrecen junto con otros fabricantes externos que, actualmente, le producen los paneles para todos sus dispositivos. Así que, la compañía con sede en Cupertino, California, está planeando comenzar a fabricar sus propias pantallas microLED, las cuales llegarían, en primer lugar, al Apple Watch y más adelante a los iPhone, reveló Bloomberg. Sin embargo, las veremos a partir del 2024. De acuerdo con los detalles de las versiones periodísticas de los medios de nicho, serán parecidas a los actuales modelos, solo que esta tecnología —en concreto— ofrecerá diferentes ventajas frente a las pantallas actuales, como más brillo y mejores ángulos de visión.

Es espera que las pantallas de Apple tengan más brillo y mejores ángulos de visión. FOTO: Adobe Stock

Apple está puliendo los detalles para la producción masiva del iPhone 15

En el margen de las actualizaciones que la compañía trae para los últimos iPhone ya anunciados, nos enteramos de que solo están afinando los detalles para comenzar su producción masiva. Cabe resaltar que el nuevo smartphone llegará a finales de este año. De hecho, de acuerdo a un reporte de UDN dice que la fábrica de Foxconn en Shenzhen inició la fase de Introducción de Nuevo Producto (NPI, por sus siglas en inglés). Este paso consiste en realizar una prueba de fabricación para que la planta evalúe el proceso y corrija los errores antes de iniciar la fabricación en serie. Ésta es una de las etapas más importantes en la creación del celular e inicia, regularmente, en el primer trimestre del año.

En concreto, Apple le pide a Foxconn que se realice una producción de prueba del nuevo smartphone para saber si el resultado final es aceptable. En este año su producción será diferente, ya que Apple reducirá la diferencia en el tiempo de la producción en masa que existe entre China e India. Esto se debe al papel relevante que ha retomado el Covid-19 en el país que provocó el inminente cierre de la fábrica en la asiática región. Además, debemos enfatizar que —con anterioridad— ellos tenían la ventaja de fabricación de entre seis y nueve meses, ahora se busca que sean solo tengan unas cuantas semanas de disparidad.

Fuente: Heraldo de México