Porque su firma no coincide con la de juicios de amparo en el pasado, un juez federal determinó que no procede la suspensión que buscaba impedir la extradición de Ovidio Guzmán, alias ‘El Ratón’, hijo del narcotraficante mexicano ‘El Chapo’ Guzmán.

Más de 100 toneladas de basura amanecieron en mercados capitalinos tras festejos de Año Nuevo

El titular del Juzgado Séptimo del Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México ordenó al supuesto líder del Cartel de Sinaloa repetir la demanda de amparo presentada el pasado martes contra la extradición en su contra.

Al parecer al comparar las constancias se detectó que las firmas no coinciden. “A simple vista difieren en cuanto a su trazo; es decir, al movimiento ejecutado al momento de plasmar dicho signo gráfico”, apuntó.

El juez informó de lo sucedido por medio de un correo electrónico al Juzgado de Distrito en Materias de Amparo y de Juicios Federales en el Estado de México, con residencia en Toluca, con la intención de notificar de la resolución a Guzmán, quien guarda prisión preventiva en el penal de Almoloya en el Estado de México.

”Remitiéndole para tal efecto copia simple del mismo, así como copia simple de la demanda de amparo que dio origen al presente juicio y de igual forma realice lo siguiente: IMPROCEDENCIA DE LA SUSPENSIÓN DE PLANO No pasa desapercibido que, del escrito inicial, se advierte que la parte quejosa señala como acto reclamado el destierro, proscripción, deportación, expulsión, o extradición al gobierno de los Estados Unidos de América”, se indica.

Ovidio Guzmán, hijo de ‘El Chapo’ Guzmán, fue detenido el jueves 5 de enero en un megaoperativo en Culiacán, Sinaloa, al noroeste de México. Es considerado el jefe de “Los Menores”, una fracción del Cártel de Sinaloa, fundado hace cuatro décadas por el “Chapo”.

Las autoridades estadounidenses lo requieren bajo cargos de distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana en ese país.

Investigación

El Departamento de Estado estadounidense señala que Guzmán se inició en el tráfico de drogas al heredar los negocios de su hermano Édgar, quien fue ejecutado en 2008 en Culiacán. Ovidio y su hermano Joaquín comenzaron entonces a comprar marihuana en México y cocaína en Colombia.

Según las autoridades estadounidenses, Ovidio es responsable de laboratorios que producen mensualmente entre 1,360 y 2,200 kilogramos de metanfetaminas. ”Otra información señala que Ovidio ha ordenado el asesinato de informantes, un narcotraficante y un cantante famoso que se rehusó a cantar en su boda”, añade la reseña del Departamento de Estado.

Su captura este jueves volvió a generar enfrentamientos a bala entre fuerzas de seguridad y delincuentes, quema de vehículos, bloqueos y escenas de pánico en Culiacán, donde incluso un avión de pasajeros fue impactado momentos antes de despegar, sin que se registraran heridos.

Fuente: Excelsior