El gobierno de Japón busca mejorar el incentivo financiero para revertir la gran crisis demográfica que vive el país asiático desde hace décadas ofreciendo hasta un millón de yenes (7 mil 637 dólares / 147 mil 720 pesos mexicanos) a las familias que se muden fuera del área metropolitana de Tokio. 

El nuevo incentivo se sumará al apoyo máximo ya otorgado a las familias que se trasladan fuera de Tokio, de 3 millones de yenes (22 mil 920 dólares / 433 mil 160 pesos mexicanos). La nueva regla se implementará en el año fiscal que comienza el próximo abril, dijo una fuente familiarizada con el asunto el pasado 29 de diciembre a la agencia Kyodo.

Los que toman el dinero deben abrazar la vida provincial por un mínimo de cinco años mientras están trabajando, o en su defecto, reembolsarle al estado. La manutención de niños se proporcionará si es menor de 18 años, o si tiene 18 años pero está en el último año de la escuela secundaria. Si una pareja elegible con dos hijos menores de 18 años se muda y comienza un negocio en su nueva área de residencia, recibiría hasta 5 millones de yenes (30 mil 180 dólares / 738 mil 500 pesos mexicanos) en apoyo financiero.

Las personas que residen en los 23 distritos del área metropolitana de Tokio, así como aquellos que viajan allí desde las áreas circundantes —incluidas las prefecturas de Saitama, Chiba y Kanagawa—, son elegibles para el apoyo de reubicación. Los municipios anfitriones deben estar ubicados fuera de las áreas metropolitanas y sus alrededores, y tener los subsidios vigentes durante el año fiscal 2023. Unos mil 300 municipios de todo Japón han participado en el programa de apoyo a la reubicación durante el presente ejercicio fiscal.

Sin embargo, las fuentes gubernamentales afirman que poco menos de 2 mil 400 personas aprovecharon el pago de reubicación en el año fiscal 2021, una cifra que representa aproximadamente el 0.006 por ciento de los 38 millones de habitantes del gran Tokio. Al mismo tiempo, ha crecido el estatus de la megaurbe como principal imán para la actividad económica y la migración. 

Muchos pueblos y aldeas rurales dentro de Japón se han estado quedando vacíos, debido al envejecimiento de la población y la falta de negocios y empleos. Se espera que el exceso estimado de casas vacías en Japón, viviendas que a menudo no son reclamadas deliberadamente por los herederos, alcance alrededor de 10 millones en este 2023.

Tan sólo en 2021, el número de nacimientos en Japón se redujo a poco más de 811 mil. Los pronósticos basados ​​en los primeros nueve meses de 2022 sugieren que el número habrá caído por debajo de 800 mil por primera vez desde que comenzaron los registros a fines del siglo XIX.

Fuente: Excelsior