Al cuestionar la pertinencia del Plan B de reforma electoral, por “dinamitar” los avances democráticos con una “constelación de inconstitucionalidades”, el presidente del consejo general Lorenzo Córdova, aseguró que el proceso electoral 2024 ya arrancó, aunque ilegalmente, pero ya arrancó, por lo que habría que cuestionar la pertinencia de cambiar las reglas del juego. 

Dijo que “no todo está perdido” frente a estos cambios, pues se esperan acciones de inconstitucionalidad, controversias constitucionales y cientos de miles de amparos de ciudadanos que consideren que sus derecho se están vulnerando.

Córdova Vianello aseguró que esta reforma pone en riesgo el voto ciudadano para las elecciones futuras porque no garantiza equidad, imparcialidad, legalidad y otros principios democráticos para garantizar elecciones libres y secretas. 

Lo anterior porque la reforma pone en riesgo la organización electoral, pero también la equidad en la contienda, permitiendo que funcionarios públicos puedan intervenir criticando o apoyando candidatos.

Fuente: Excelsior