Bad Bunny lo sabía, comenzó el 2023 de una forma muy peculiar… ello, tras ser exhibido por arrojar el teléfono celular de una fan en Puerto Rico, misma que pretendía tomarse un video con el artista.

El video del momento se viralizó en redes sociales y causó indignación entre sus seguidores, mientras que la fan implicada habría caído en depresión y prepara una demanda en contra del reggetonero.

Bad Bunny, quien en un principio había utilizado sus redes sociales para justificar su actitud frente a la agresión contra la fan, decidió borrar el mensaje y «desaparecer de sus cuentas oficiales».

En su cuenta de Twitter ya no aparece el mensaje que había lanzado contra la fanática que se le acercó y contra quien reaccionó de forma violenta. La última publicación visible es la realizada el 31 de diciembre de 2022.

Para este 9 de enero, en su biografía de Twitter Bad Bunny colocó la leyenda: «me van a extrañar». En dicha red social el cantante cuenta con 4.9 millones de seguidores.  

¿Ser retira? Bad Bunny pone privada su cuenta de Instagram

El cantante originario de Puerto Rico puso privada su cuenta oficial de Instagram, donde antes compartía publicaciones para sus seguidores.

Las únicas personas que pueden ver sus publicaciones son los 44.9 millones de seguidores que ya le seguían, mientras que los fans neófitos deben mandarle una solicitud de seguimiento.

De acuerdo con información que arroja el perfil de Bad Bunny, éste cuenta con 17 publicaciones y hasta el momento no sigue a ningún otro usuario de la red social.

El cantante no ha dejado de ser tendencia en México desde los conciertos que ofreció en el estadio Azteca de la capital del país. En aquel momento la sobreventa de boletos y los fans molestos fuera del estadio lo volvieron el centro de la conversación.

Ticketmaster, compañía encargada de vender los boletos para los conciertos de Bad Bunny en México, se vio obligada a regresar el monto íntegro del costo del boleto tras no lograr solucionar sus problemas técnicos y causar afectaciones a los fans.

Adicionalmente, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) también obligó a Ticketmaster a pagar una compensación del 20 por ciento a los afectados.

Fuente: PULSO