En 2003 Amber McLaughlin, una mujer transgénero cometió un delito atroz que está penado con la muerte en su estado. Ahora, después de 20 años, finalmente se le ha condenado y esta criminal será ejecutada el día de hoy, martes 3 de enero del 2023. Este hecho ha sonado en todo Estados Unidos dado que es la primera vez que se registra una sentencia de esta magnitud en el país. Ahora la residente del estado de Missouri ha sido aislada para esperar el momento de su ejecución, a menos, claro, que el gobernador de la entidad le conceda el indulto. Este hecho no solo en la región y el mundo por pertenecer a la comunidad LGBT, también porque sería la primera persona en sufrir este tipo de castigo a inicios del nuevo año.

Su sentencia quedó inconclusa desde la finalización de su juicio en 2006. Sin embargo, la pena de su delito será la ejecución. FOTO: AFP

Esto es lo que sabemos de la acusada 

McLaughlin, de 49 años, estaba programada para recibir una inyección letal por un asesinato cometido antes de su transición. Fue declarada culpable de matar a una exnovia en 2003 en un suburbio de la ciudad de San Luis, en Missouri. Ella, desconforme con su separación, la acosó al punto de que la víctima, de nombre Beverly Guenther tuvo que tomar medidas de protección. El día del crimen, Amber la esperó a la salida del trabajo con un cuchillo de cocina. Lo que se sabe del delito es que la violó, la apuñaló y luego arrojó su cuerpo al río Mississippi. Aunque el juicio terminó en el 2006 y el jurado la declaró culpable por el homicidio, dicho tribunal no se pudo poner de acuerdo sobre la sentencia

Por su parte, el juez de primera instancia intervino e impuso la pena de muerte, castigo permitido en los estados de Missouri e Indiana. Con la excusa de que jurado no condenó a muerte a Amber McLaughlin, sus abogados defensores pidieron al gobernador Mike Parson que conmutara su sentencia por cadena perpetua. Cabe destacar que este político está a cargo de la entidad desde el 1º de junio de 2018.

«La pena de muerte considerada aquí no refleja la conciencia de la comunidad sino la de un solo juez», argumentaron en su pedido de clemencia, que también señala la difícil infancia y los trastornos psiquiátricos de McLaughlin. 

Su solicitud obtuvo el apoyo de personas de alto perfil, incluidos dos miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el estado de Missouri, Cori Bush y Emanuel Cleaver. En una carta al gobernador, dijeron que el padre adoptivo de McLaughlin solía golpearla con una macana, arma ofensiva tipo machete hecha con maderas duras y a veces con filo de pedernal; e incluso argumentaron que la electrocutaba. «Junto a estos horribles abusos, ella lidió en silencio con cuestiones de identidad de género», escribieron.

Los informes de prensa dicen que McLaughlin comenzó su transición de género en los últimos años, pero ha seguido recluida en la sección de hombres del corredor de la muerte en Missouri. Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC), que busca abolir ese castigo en Estados Unidos, en el país todavía no se ha ejecutado a ninguna persona abiertamente transgénero. Sin embargo, el tema ha llamado más la atención en los últimos meses: la Corte Suprema de Ohio confirmó una sentencia de muerte contra una mujer transgénero y el estado de Oregón conmutó otra, dijo esta organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C.

Cabe destacar que Michael L. Parson, político estadounidense y exagente del orden público, nunca ha concedido una solicitud de clemencia. Es el el 57° gobernador de Missouri y miembro del partido Republicano.

Fuente: Excelsior