El fundador de la malograda plataforma de criptomonedas FTX, Sam Bankman-Fried, fue detenido este lunes en Bahamas después de que el fiscal del distrito sur de Nueva York, Damian Williams, lo imputara.

En un tuit, Williams informó de que las autoridades de Bahamas arrestaron a Bankman-Fried a petición del gobierno de Estados Unidos, “con base en una acusación secreta” presentada por la Fiscalía sobre la que se darán detalles próximamente.

En un comunicado publicado por los medios, el primer ministro de Bahamas, Philip Davis, dijo que su país y EU “han compartido el interés para que rindan cuentas todos los individuos asociados a FTX que podrían haber traicionado la confianza del público e infringido la ley”.

Estaba previsto que Sam Bankman-Fried testificara por videoconferencia ante un comité de la Cámara de Representantes de EU este martes.

FTX se declaró en quiebra el pasado 11 de noviembre y a finales de ese mismo mes, los nuevos gestores de la compañía comparecieron por primera vez ante el tribunal de bancarrotas del estado de Delaware (EU) para comenzar el proceso de reestructuración.

Sam Bankman-Fried, fundador de FTX, es detenido en Bahamas por imputación de EU - Sam-Bankman-Fried-efe
Estaba previsto que Sam Bankman-Fried testificara por videoconferencia. Foto: AFP

Los abogados de la nueva directiva y su actual responsable, John Ray, sostienen que una “cantidad sustancial” de los activos de la compañía podrían haber sido robados o están desaparecidos.

Los nuevos gestores también han denunciado que la empresa tenía una “ausencia total de controles corporativos” y una falta de “información financiera fiable”.

La plataforma, que llegó a estar valorada en 32 mil millones de dólares, podría tener más de un millón de acreedores en todo el mundo. Hasta ahora, la compañía ha admitido que debe más de tres mil millones de dólares a sus 50 principales acreedores.

Sin embargo, Bankman-Fried responsabiliza de la quiebra en parte a la masiva venta de criptomonedas que se produjo a principios de año. Para el fundador de la empresa, esa venta redujo a la mitad la garantía de FTX, de unos 30 mil millones de dólares.

Llegados a esa situación, según Bankman-Fried, la venta de criptomonedas continuó, combinada con una restricción crediticia y una “huida del banco”, lo que redujo la garantía a nueve mil millones antes de que FTX se declarara en quiebra.

Fuente: PULSO