Desde la cárcel, Pedro Castillo aseguró que sigue siendo el presidente de Perú ya que fue elegido hace 16 meses por el pueblo, por lo que afirmó que no renunciará ni abandonará sus funciones y calificó como “usurpadora” a Dina Boluarte, su vicepresidenta y quien se convirtió en la primera mandataria del país tras la destitución de Castillo por parte del Congreso.

“Les hablo para reiterar que soy incondicionalmente fiel al mandato popular y constitucional que ostento como presidente y no renunciaré ni abandonaré mis altas y sagradas funciones”, indicó Castillo en una carta que difundió en su cuenta de Twitter.

En la misiva, además rechaza la propuesta de Boluarte de adelantar para abril de 2024 las elecciones generales y aseguró que su discurso son los “mismos mocos y babas de la derecha golpista”.

Ante ello, llamó al pueblo a no “caer en su juego sucio de nuevas elecciones” y exigió que frenaran los abusos, al tiempo que se pronunció por “asamblea constituyente ahora” y su libertad inmediata.

Denunció que está secuestrado, incomunicado y maltratado tras haber sido detenido el pasado miércoles 7 de diciembre tiempo después de haber anunciado la disolución del Congreso, el cual votaría una tercera moción para quitarlo del cargo.

«Les hablo en el trance más difícil de mi gobierno, humillado, incomunicado, maltratado y secuestrado, pero aún así revestido de la confianza y lucha de ustedes, de la majestad del pueblo soberano, pero además infundido por el glorioso espíritu de nuestros ancestros», indicó en la carta.

Tras su mensaje y ante la falta de respaldo del Ejército, Castillo salió de la sede presidencial con su escolta para dirigirse a la embajada de México en Perú para pedir asilo político, sin embargo, fue detenido por los propios guardias que lo cuidaban.

Esta mañana Boluarte decretó estado de emergencia en las zonas de Perú donde se han registrado violentas protestas que han dejado al menos tres manifestantes muertos.

Esta tarde, peruanos tomaron el aeropuerto de Arequipa y bloquearon los accesos a carreteras, principalmente en el sur del país, para exigir la renuncia de Dina Boluarte.

Por: Redacción