Tres de los cuatro niños que fueron hospitalizados el domingo tras caer a un lago helado en el centro de Inglaterra han fallecido, informó el lunes la policía, que sigue buscando a otras eventuales víctimas. 

Los tres niños, de 8, 10 y 11 años, fueron rescatados de un lago de Solihull en paro cardiaco y «no pudieron ser reanimados», dijo la policía.

El cuarto niño, de 6 años, sigue «en estado crítico», precisó.

Fuente: Excelsior