En Tabasco el manejo cuidadoso de la hacienda pública está garantizado’, afirmó el titular de la Secretaría de Finanzas estatal, Luis Romeo Gurría Gurría, al aseverar que en el primero gobierno de la Cuarta Transformación seis de cada 10 pesos del presupuesto de egresos se aplican en funciones de desarrollo social.

Al comparecer ante el Congreso del Estado, con motivo de la glosa del Cuarto Informe de Gobierno presentado por el mandatario Carlos Manuel Merino Campos, el funcionario aseveró que el gasto se orienta hacia las áreas más sensibles de atención a la población, como la educación, salud, asistencia y bienestar, desarrollo económico, crecimiento del campo, seguridad y la construcción de obra pública. 

Destacó las acciones implementadas para hacer frente a los compromisos extraordinarios generados por la emergencia sanitaria de COVID-19, y remarcó que de 2019 a 2022, se han destinado más de 5 mil 807 millones de pesos a un programa sin precedentes de inversión en obra pública, que ha posibilitado el mejoramiento de carreteras, calles, agua potable y alcantarillado en los 17 municipios del estado.

De cara al pueblo tabasqueño, Gurría Gurría aseguró que en lo que va de la presente administración se ha reducido en más de 880 millones de pesos el nivel de endeudamiento heredado de gobiernos anteriores, lo que implicó pasar de 6 mil 551 millones de pesos –al corte del 31 de diciembre de 2018– a 5 mil 671 millones, al 30 de septiembre de 2022,

Sin embargo, precisó que ese esfuerzo ha representado una erogación para el actual gobierno de más de 2 mil 705 millones de pesos, de los que 1 mil 282 millones se han canalizado al pago del servicio o intereses de la deuda que administraciones anteriores contrataron. 

Lo que sí debe quedar claro, puntualizó, es que de 2019 a la fecha ‘no se ha contratado ni un solo empréstito de largo plazo, sí emergentes, pero para afrontar la demanda de infraestructura de la entidad’, estableció al remarcar que de acuerdo con el Informe de Financiamientos y Obligaciones de Entidades Federativas en el Registro Público Único de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, “Tabasco tiene uno de los menores niveles de endeudamiento” en el país. 

Complementó que esta situación, incluso, es avalada por el grado de inversión que las calificadoras de deuda han mantenido para Tabasco en lo que va del sexenio, como la nota “A3” de Moody´s, que implica un grado medio-alto y bajo riesgo crediticio, o la nota “A+” de HR Ratings, que nos da una fuerte capacidad de pago, con perspectiva estable en ambos casos.

El secretario de Finanzas mencionó que ‘por si eso fuera poco’, durante los tres trimestres transcurridos de 2022, “Tabasco se encuentra calificado en un nivel de endeudamiento sostenible en los tres indicadores que se miden periódicamente en el Sistema de Alertas de Hacienda’, y de acuerdo con la evaluación de la SHCP al Sistema de Recursos Federales Transferidos, el estado obtuvo la calificación máxima de 100 puntos.

Lo anterior evidencia el cumplimiento de los parámetros establecidos para medir el Índice de Calidad de la Información en lo que concierne al ejercicio, destino y resultados de los recursos que se ministran a la entidad, remarcó.

EJEMPLO DE TRANSPARENCIA PRESUPUESTAL

Abundó que en este rubro también el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) acredita con la calificación máxima positiva al Gobierno tabasqueño, según el Informe Estatal del Ejercicio del Gasto 2022 que evalúa la calidad de la información del ejercicio de los recursos públicos, el cumplimiento de la normatividad existente, y las buenas prácticas. 

“En 2018 el estado obtuvo 56.9 puntos en el informe que otorga valor a 18 tipos de documentos correspondientes a la información financiera contable, programática y presupuestal; ahora, cuatro años después, consiguió los 100 puntos posibles”, comparó.

Ante diputados locales de MORENA, PRD, PRI y PVEM, Luis Romeo Gurría sentenció que aunque las cifras de nuestro estado son positivas, ‘las necesidades y presiones que se presentan en el día a día, son apremiantes, lo que obliga a ser más eficiente en el uso de los recursos públicos’. 

En el ejercicio de rendición de cuentas, el responsable de la política financiera dejó claro que el manejo de las finanzas no ha sido una tarea sencilla, ya que se han enfrentado retos con características muy alejadas de la normalidad, especialmente por la irrupción de la pandemia, misma que generó un escenario complejo y presionó el destino de cuantiosos recursos emergentes para la salud, a la par de los programas de atención prioritaria. 

Desde la Casa del Pueblo, Luis Romeo Gurría respondió despejó dudas e inquietudes de los legisladores, y manifestó que con relación al Presupuesto General de Egresos del Estado correspondiente a 2022, al cierre de septiembre éste ascendió a 59 mil 597 millones de pesos, esto es, un incremento de 6.51% con relación al monto inicial autorizado, lo que representa 3 mil 643 millones de pesos más.

Estableció que el Gobierno del Estado ha hecho un esfuerzo de reorientación del gasto hacia las prioridades más apremiantes, de manera disciplinada y con racionalidad, sin comprometer la operatividad de ningún sector, siempre garantizando el cumplimiento de los compromisos contraídos. 

El funcionario estatal puntualizó que esta reorientación ha cumplido criterios puntuales, como la de no tocar las remuneraciones del personal y cumplir los incrementos salariales pactados; no reducir los apoyos sociales a los más vulnerables; y no cancelar o detener la inversión en obra pública, ya que esto genera empleos y por ende reactiva la economía de las familias.

Que quede claro, en ningún momento hemos afectado la operación de las áreas sustantivas; es decir, reorientamos el gasto, basados en un esfuerzo de austeridad dirigido principalmente a labores de carácter administrativo, apuntó.

Concluyó que a pesar de la coyuntura económica y social por la que ha atravesado el estado, no se han incrementado los impuestos, y se favorece una política de incentivos y facilidades a los contribuyentes del estado para que pudieran regularizar su situación fiscal.