Existen algunos estímulos cotidianos que pueden hacer la diferencia en el día, desde un buen desayuno, hasta escuchar una canción, pero hay algunos que son propios de la naturaleza y que pueden tener un impacto positivo en las personas. Es así como un nuevo estudio reveló cómo es que la gente puede sentirse mejor al escuchar o ver un pájaro.

El reciente estudio publicado por la revista Science reveló que el encuentro cotidiano con aves ayuda a la salud mental, esto en contextos en tiempo real y de la vida real, pero no sólo en personas sin diagnósticos en su salud mental, sino en aquellas con un diagnóstico de depresión. Y es que salir es bueno para el cerebro al estar en contacto con la naturaleza, aunque los investigadores plantearon la cuestión sobre qué aspectos podrían resultar más terapéuticos.

El estudio

El estudió sucedió en un periodo de dos semanas, en el que los participantes llenaron un cuestionario tres veces al día a través de su celular, las preguntas eran sobre el entorno que los rodeaba y la salud mental, pero hubo un aspecto que llamó la atención de los científicos, quienes decían haber visto pájaros tenían mayores probabilidades de manifestar un mejor estado de ánimo.

En la muestra total de mil 292 participantes se incluyeron 912 (71 por ciento) mujeres, 367 (28 por ciento) hombres, 11 (1 por ciento) otros y dos prefirieron no especificar. Con una edad promedio de 34.5 años (el rango de edad fue de 16 a 80 años). 

Ver o escuchar aves puede ser bueno para la salud mental. | FOTO: Pexels

«De acuerdo con nuestra primera hipótesis, encontramos que el bienestar mental de los participantes era significativamente mejor cuando veían escuchaban pájaros en comparación con cuando no los veían ni los escuchaban» se lee en el estudio. Y es que es más probable que las personas vean o escuchen pájaros en áreas verdes, lo que plantea la posibilidad de que la asociación entre la vida de las aves y el bienestar mental refleje de hecho un efecto general de la naturaleza en la salud mental.

Una segunda hipótesis, señala que el efecto beneficioso sobre el bienestar mental sigue siendo significativo después del encuentro con las aves aunque éste puede disminuir con el paso del tiempo. De esta forma, con la información obtenida se pudo hacer un análisis estadístico que reveló una mejora perceptible del bienestar cuando había aves cerca.

Los beneficios de la naturaleza

Sin embargo, la naturaleza no lo es todo, pues la presencia de pájaros y árboles sí puede representar una sensación de bienestar aunque ésta puede verse afectada por la de inseguridad que perciben algunas personas en el que lugar que viven. Pues es bien sabido que los entornos urbanos tienden a generar un constante estrés en la gente y estar en contacto con ambientes naturales da una sensación de calma.

El estudio pone sobre la mesa la importancia de tener mejores políticas públicas para la protección ambiental. | FOTO: Pexels

Finalmente, el estudio concluye con que tiene potencial para las políticas públicas de salud mental, por ejemplo, con visitas a hábitats con un alto grado de avifauna como parte de esquemas de prevención de problemas de salud mental. Para todo esto, será primordial primero adoptar políticas de protección ambiental y de la vida silvestre para la preservación y mejora de hábitats en entornos rurales y urbanos.

Fuente: Excelsior