La Unidad de Inteligencia Financiera denunció ante la Fiscalía General de la República al ex procurador Jesús Murillo Karam por operaciones con recursos de procedencia ilícita, tráfico de influencias y defraudación fiscal, por contratos que recibió una empresa familiar por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes cuando él era funcionario, y por movimientos en el extranjero por 26 millones pesos y casi tres millones de dólares.

En una tarjeta informativa, la UIF informó que detectó que el ex procurador de la República “posiblemente” esté relacionado con un esquema de operaciones con recursos de procedencia ilícita, lavado de dinero, tras un análisis de riesgos que realizaron respecto a Personas Expuestas Políticamente relacionadas con la investigación Pandora Papers, entre las que se encuentra Jesús Murillo Karam.

Precisaron que tras este análisis se identificó al ex procurador como una persona que “posiblemente esté relacionada con un esquema de operaciones con recursos de procedencia ilícita, delito previsto en el Código Penal Federal (Artículo 400 Bis), debido a que una empresa familiar, en la que destaca como socios sobrino, yerno e hijos de la PEP, resultó beneficiada con contratos del gobierno federal cuando éste se desempeñaba en su cargo”.

Y se identificó que esa empresa, específicamente de 2013 a 2015 “obtuvo licitaciones por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y en ese mismo lapso la PEP tenía como secretario al hijo del entonces Titular de la SCT, por lo que, posiblemente se trató de un esquema de contraprestaciones mutuas, en donde a través de influencias se benefició con contratos a la empresa familiar”.

Fuente: PULSO