Cuando el reloj parecía consumir y consumar sus minutos, como nunca, hubo justeza en el futbol, porque en otra acción de esas gallardas y atrevidas, se vino el tanto que encaminó al triunfo del asiático, golazo de larga distancia, con disparo de billar vía Rouzbeh Cheshmi, quien es parte del Esteghlal F. C. de la Iran Pro League. Gales 0-2 Irán. Gran victoria para el persa en la Jornada 2 de la Copa del Mundo, en duelo correspondiente al Grupo B disputado en el Ahmed bin Ali Stadium.

Gareth Bale, fantasmal para este duelo, pues apenas y tocó el esférico, no pudo cambiar la onza para su seleccionado que, con un punto, ahora se jugará ante Inglaterra, un hipotético y complicado pase a los Octavos de Final. En la otra cara, sueñan como nunca. Partido de ida y vuelta Y en ese duelo apuntando al ida y vuelta, el primero que probó a puerta fue el europeo, aunque Kieffer Moore, el del A. F. C. Bournemouth, sólo atinó a mandar un disparo a la colocación del cancerbero Hossein Hosseini, después del buen centro de su compañero Connor Roberts.

La respuesta, una acción que, por posición adelantada no contó para el primero del encuentro, fue una combinación excelente, con pases de primera intención, aunque en el momento que remató Ali Gholizadeh, éste se encontraba en fuera de lugar.

Había sido un verdadero poema futbolero, lástima. Y los asiáticos, antes de agüitarse porque no contó su anotación, mantuvieron el dominio y lograron acercarse otra vez, pero igual el cabezazo del atacante Sardar Azmoun, quien juega para el Bayer 04 Leverkusen de la Bundesliga alemana, salió abierto. Para cerrar la primera parte, la escuadra persa lo intentó en un cobro de tiro libre, aunque el remate se fue desviado de la meta defendida por Wayne Hennessey, el del Nottingham inglés. PUBLICIDAD

Lo intentó… y sí pudo Para la reanudación, al 52’, con unos iraníes volcados, cimbraron en 30 segundos par de postes, y entonces la suerte de Hennessey fue latente; Azmoun, casi a quemarropa, impactó el palo izquierdo, enseguida y luego de un gran disparo, Gholizadeh reventó el derecho. Y al 76’, ahora sin aludir a la fortuna, al arquero del conjunto del Reino Unido, con gran manotazo evitó otra vez la caída de su guarida, luego del excelente disparo del ‘6’ rival, Saeid Ezatolahi. Luego, al 86’, y tras la revisión del VAR, por una patada temeraria del guardameta galés en contra del ‘9’, goleador y figura del rival, Mehdi Taremi, recibió roja tarjeta y el iraní tuvo hasta 15 minutos para buscar la victoria. Mehdi Torabi, cuando las manecillas coqueteaban con el minuto 90, se animó de lejos, pero con tal suerte que su disparo se fue abierto de la puerta ahora defendida por el cancerbero quien entró al relevo, Daniel Ward.

La locura, pues en tiempo de reposición se aparecieron Cheshmi, con un tirazo, y también el lateral Ramin Rezaeian, para marcar los tantos de un triunfo agónico, 0-2 sobre Gales.

Fuente: Milenio