Al menos 252 muertos, 31 desaparecidos y más de 300 heridos dejó el sismo de magnitud 5,6 que sacudió la isla indonesia de Java, según un nuevo balance difundido este martes por la administración de la ciudad de Cianjur. 

Adam, portavoz de la administración de la ciudad -la más afectada- y quien como muchos indonesios lleva solo un nombre, publicó el nuevo balance en Instagram y lo confirmó a la AFP. «Son datos oficiales», afirmó. El anterior reporte informaba de 162 muertos.

El epicentro del terremoto del lunes, de magnitud 5,6 y de escasa profundidad, se detectó cerca de la ciudad de Cianjur, en la provincia de Java Occidental, la más poblada del país

Al menos 252 muertos, 31 desaparecidos y más de 300 heridos dejó el sismo de magnitud 5,6. Crédito: TIMUR MATAHARI / AFP

Mientras los rescatistas sacaban bolsas de cadáveres de los edificios destruidos, la atención se centraba en hallar a supervivientes y llegar a zonas de difícil acceso por los obstáculos caídos en la carretera.

Dimas Reviansyah, un socorrista de 34 años, explicó que sus equipos usan motosierras y excavadoras para abrirse paso entre los árboles caídos y los escombros hasta las zonas donde creían que podían encontrar civiles.

La agencia indonesia de gestión de desastres (BNPB) indicó en la noche del lunes que al menos 25 personas seguían enterradas bajo los restos de los edificios. El jefe militar de la zona, Rudy Saladin, dijo a la AFP que «existe la posibilidad de que haya más«.

El epicentro del terremoto del lunes, de magnitud 5,6 y de escasa profundidad, se detectó cerca de la ciudad de Cianjur. Crédito: TIMUR MATAHARI / AFP

El operativo de rescate se veía entorpecido por los cortes de carreteras y del suministro de energía en algunas partes de esta zona rural y montañosa. El martes por la mañana, un 89% de la red eléctrica en Cianjur se había recuperado, indicó la agencia estatal Antara.

El gobernador de Java Occidental, Ridwan Kamil, indicó que unas 300 personas resultaron heridas y más de 13.000 fueron trasladadas a centros de evacuación. Aquellos que sobrevivieron, acamparon al aire libre en una oscuridad casi total, rodeados por escombros, cristales rotos y grandes cascotes de hormigón.

La devastación causada por el terremoto se agravó por una ola de 62 réplicas más pequeñas, con magnitudes de 1,8 a 4, que sacudieron esta ciudad de 175.000 habitantes.

Con información de AFP