El líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, afirmó que el incumplimiento político del gobierno federal con el PRI y los continuos ataques al dirigente priista Alejandro Moreno Cárdenas, mataron la reforma electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista a medios, el senador morenista reconoció que el plan B del presidente Lopez Obrador significa que no hay forma de que la mayoría calificada se construya en la Cámara de Diputados para avalar la reforma electoral. 

«El presidente del PRI (Alejandro Moreno Cárdenas) siente que no se ha cumplido con los acuerdos de la última reforma en materia de seguridad y la agresión sobre todo del estado de su origen sigue persistente, y eso aleja la posibilidad de acuerdos; por eso no creo que el PRI acompañe la reforma y, sin el PRI, no se lograría la mayoría constitucional», afirmó. 

Aseguró que Morena ha cosechado el odio del PRI

El legislador fue cuestionado si el incumplimiento político con el PRI mató la reforma electoral, y respondió con un rotundo sí. 
Monreal incluso sostuvo que el plan B tendrá el mismo futuro que la reforma eléctrica, la cual fue rechazada y el presidente López Obrador propuso una modificación a la ley ordinaria en materia de litio, y eso fue lo que se aprobó por la mayoría simple en ambas Cámaras

Sin embargo, el también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado reconoció que una reforma electoral tiene que ser forzosamente constitucional para poder modifica lo que el Presidente de la República ha sugerido. 

«No se podría modificar la integración de la Cámara, los principios de representación proporcional y mayoría relativa, la composición de INE sin la modificación constitucional. Tiene que modificar la Constitución; por eso, para cualquier modificación secundaria fundamental, requiere que la Constitución se modifique», expuso. 

Aclaró que podrían hacerse modificaciones secundarias, pero no fundamentales. Insistió en que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se sentía que no le habían cumplido o que no se habían cumplido los acuerdos, «fundamentalmente los ataques que a diario recibía el presidente del PRI». 

«Creo que en la política los acuerdos son claves; si no se honra la palabra, los partidos se alejan, y tienen razón. Si un dirigente, un funcionario o un Poder que se compromete con una situación y no se cumple, el otro no está obligado a cumplir», abundó.

Fuente: Excelsior