Los refuerzos actualizados para el COVID-19 ofrecen una mayor protección frente a las nuevas variantes en personas que han recibido previamente hasta cuatro dosis de la vacuna más antigua, mostró un estudio realizado en EU.

En septiembre, se comenzaron a dar las versiones actualizadas de las dosis elaboradas por Pfizer y Moderna. Sin embargo, sólo 13% de los adultos en Estados Unidos se han puesto la vacuna «bivalente» que combate tanto a la variante Ómicron como al coronavirus original. Ayer, la Casa Blanca lanzó una nueva campaña de inoculación.

Desde el inicio, las inyecciones de refuerzo proporcionaron mayores beneficios a los adultos jóvenes de 18 a 49 años que a los de mayor edad.

Según el estudio de más de 360 mil personas, cuando se administran con ocho meses o más de diferencia, la eficacia relativa de los nuevos refuerzos, en comparación con las vacunas originales, fue de 56% entre personas de 18 a 49 años, de 48% entre las de 50 a 64 años y de 43% entre las de 65 años o más.

La variación de la eficacia fue menor, del orden de 28 a 31%, cuando los refuerzos se administraron con un intervalo de 2 a 3 meses.

En los dos últimos meses las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 se convirtieron en las cepas dominantes de COVID en EU.

ELEVAN RESTRICCIONES

Beijing cerró ayer parques, centros comerciales y museos, mientras que otras ciudades chinas reanudaron las tests masivos, en un momento en que China experimenta un pico de casos, agravando la preocupación por su economía y reduciendo las esperanzas de una reapertura rápida.

China reportó 28 mil 127 nuevos casos de transmisión interna, acercándose a su máximo diario desde abril.

Fuente: Excélsior