Francia, vigente campeona del mundo, comenzó la defensa de su corona con un triunfo 4-1 frente a Australia, este martes en Doha, en un partido en el que Olivier Giroud igualó el récord de Thierry Henry como máximo goleador de la historia de los Bleus. Pese a que Australia se adelantó con un tanto de Craig Goodwin (minuto 9), los Bleus, que perdieron por lesión a Lucas Hernandez, remontaron con goles de Adrien Rabiot (27′), Kylian Mbappé (68′) y un doblete de Giroud (32′ y 71′). Suman tres puntos que les permiten liderar el Grupo D mundialista tras el empate sin goles entre Dinamarca y Túnez, también este martes.

El partido de los Bleus comenzó con otro bombazo: apertura al costado derecho de Harry Souttar, Mathew Leckie se deshace de la marca de Lucas Hernandez con un gran control y su centro al segundo palo lo remata a la red Goodwin (9′). En esa jugada, además, el lateral francés se lesionó la rodilla derecha y tuvo que ser sustituido por su hermano Theo Hernandez. El jugador del Bayern Munich abandonó la cancha en camilla y su lesión podría ser muy grave. Afectados por estos dos reveses, a los galos no solo no les costó reaccionar sino que cerca estuvieron de encajar un segundo tanto, en un duro disparo de larga distancia de Mith Duke (21).

Así dio la vuelta al marcador en apenas cinco minutos. Empató con un cabezazo de Rabiot a centro desde la izquierda de Theo Hernandez en una jugada que había comenzado con un córner sacado desde el otro costado por Griezmann (27). Y poco después los Bleus culminaron la remontada, en una jugada que comenzó con una pared entre Mbappé y Rabiot y el centrocampista de la Juventus, ausente en Rusia-2018 por una decisión de Deschamps, cedió a Giroud para que, desde el corazón del área, lograse a puerta vacía el 2-1.

Era el gol 50 del veterano delantero galo (36 años), que quedaba a uno solo del récord absoluto de Thierry Henry. Y tiempo tenía por delante para intentarlo. De nuevo Giroud (37′) y Ousmane Dembelé (40′) podrían haber dejado casi sentenciado el partido antes de la pausa. La segunda parte comenzó con un espectacular remate de volea de espaldas de Giroud que se marchó fuera (50′) y 10 minutos después, el actual delantero del AC Milan devolvió de taco una pared a Mbappé que solo la acción de un defensa evitó que fuera el tercero.

Fue Mbappé, que hasta ese momento no le había salido casi nada de lo que había intentado, el que marcó el tercer tanto con un remate de cabeza a centro de Dembele (68′) y poco después sentenció Giroud, tantas veces criticado, con un gol que entra en los anales de la historia del futbol francés (71′).

El abrazo que le dio Didier Deschamps al sustituirlo en el minuto 89 pareció ser el de todo el balompié francés, por todo lo que le ha dado Giroud.

Fuente: Excelsior