La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Fulton en Georgia en Estados Unidos informó que después de seis años se hizo justicia de un terrible caso en el que un padre asesinó de manera atroz a su hija, pero no conforme con eso, después de matarla, le quemó las palmas de las manos y le cortó todo su cabello.

El sujeto de nombre Milan Wash, residente de East Point se declaró culpable del asesinato de su pequeña de apenas 7 años de edad, Kamarie Wash en 2016. Las autoridades lo acusaron de asesinato, crueldad infantil y por ocultar la muerte de su primogénita. El sujeto confesó que mató a golpes a la menor, le afeitó la cabeza, quemó la piel de las palmas de sus manos y concluyó su crimen al arrojar el cadáver al lago Allatoona.

De acuerdo con las pesquisas de autoridades, el imputado llamó al 911 para denunciar la desaparición de su hija, precisamente un día después de que el cuerpo de la niña fuera hallado por un pescador flotando en el lago. En ese momento comenzó la búsqueda de la pequeña para que finalmente encontraran como principal sospechoso a su propio padre.

Por su parte, los investigadores de la Oficina de Investigación de Georgia y el Departamento de Policía de East Point detallaron en su informe que Milan Wash le rompió la mandíbula a Kamarie y posteriormente la asesinó en un apartamento en McClelland Avenue. Oficiales llegaron a la conclusión que la causa de la muerte de la niña fue un traumatismo por objeto contundente.

Además de que el sujeto fuera acusado, durante la investigación también se descubrió que la pareja de Wash, LaSharae Davis, abusaba físicamente de forma cotidiana de Kamarie e incluso le negaba la comida.

Después de los alegatos, el individuo recibió cadena perpetua con 75 años de prisión, mientras que la mujer involucrada se encuentra en proceso de que también sea acusada. 

En tanto, la fiscal de distrito Fani Willis, agradeció a las autoridades esclarecer el caso y llegar a un veredicto, ya que tachó de inaceptable que una niña haya sido brutalmente abusada y asesinada por una persona que debería haber sido su mayor protector.

«Es una lástima absoluta que una vida joven haya sido interrumpida tan violentamente por un padre. Si bien no podemos traer de vuelta a Kamarie Wash, esperamos esta declaración de culpabilidad y cadena perpetua más 75 años de prisión le da un sentido de justicia a su familia», concluyó la fiscal.

Fuente: Excelsior