Una mujer, de 16 años, es acusada por supuestamente asesinar a su bebé recién nacido con unas tijeras. Los hechos ocurrieron en Argentina; el menor fallecido presentaba diversos cortes en el cuello, los cuales se presume que fueron realizados por su propia madre.

De acuerdo con el reporte de las autoridades argentinas, la madre del menor acudió a un hospital de la ciudad Marcos Paz, ubicada en Buenos Aires. Al llegar al nosocomio la mujer presentó al bebé sin vida e indicó a los médicos que había nacido muerto

No obstante, el personal de salud se percató de que el menor presentaba heridas en el cuello, las cuales fueron ocasionadas por unas tijeras. Al descubrir lo que realmente había ocurrido, los médicos internaron a la madre y dieron aviso a las autoridades del Departamento Judicial Mercedes, quienes arribaron al hospital para iniciar una investigación contra la mujer. 

Los informes forenses, realizados al recién nacido, revelaron que el infante falleció minutos después de haber nacido. Los especialistas apuntan que el bebé fue herido, hasta la muerte, con un arma blanca, específicamente unas tijeras.

«El niño murió pocos minutos después de haber nacido, el cuerpo presentaba diversos cortes en la zona del cuello«, destacó uno de los elementos judiciales involucrados en el caso de homicidio. 

Luego de que las autoridades descubrieron la verdad sobre la muerte del menor, la madre de 16 años fue acusada por homicidio y quedó detenida en prisión preventiva, desde donde aceptó y confesó el crimen. La mujer detalló que dio a luz en el baño de su casa y ahí mismo asesinó an recién nacido.

De acuerdo con la madre, la víctima nació en el baño de su casa. Foto: Pixabay

Tras aceptar la culpabilidad del homicidio, la madre de la víctima fue trasladada a una institución para mujeres menores de edad. Se espera que permanezca en el lugar mientras se realizan las investigaciones correspondientes al caso. Las autoridades quieren determinan las circunstancias en las que se dio el embarazo y descartar que haya ocurrido por un abuso sexual contra la detenida.