Rubén Montalvo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Producción de Masa y Tortillas, comentó que como nunca antes se tiene los resabios de la crisis por la pandemia de Covid-19,  la guerra entre Ucrania y Rusia, así como la amenaza de conflicto en Asia.

«Todo eso ha hecho que la mayoría de los productos a nivel mundial se incrementen en su precio, y en el caso de los insumos para la tortilla ha habido un incremento muy fuerte en absolutamente todo».

Destacó que se ha tenido como nunca antes un aumento en el costo de la tortilla, porque el precio de los insumos ha aumentado 46 por ciento y el costo de los productos únicamente 26 por ciento.

«Quiere decir que traemos un déficit de 20 por ciento, que nos es difícil repercutir muchas veces el precio de nuestros insumos en la tortilla».

Señaló que la idea de que la tortilla no puede aumentar en su pecio porque es el alimento del pueblo, ha causado que durante muchos años su costo se haya controlado; sin embargo, recordó que la tortilla dejó de ser un producto de precio controlado desde hace 22 años.

«El 31 de diciembre de 1998, Ernesto Zedillo, el presidente en ese momento, decretó que la tortilla dejaba de ser un producto de precio controlado, para ser un producto de libre mercado, pero no se dio, porque ha seguido siendo controlada todos estos años».

Aseguró que eso provocó que el industrial de la masa y la tortilla fuera perdiendo capacidad económica, gran parte de sus utilidades, y cuando llegó la pandemia ya estaban en crisis.

Destacó que actualmente esa industria vive una situación insoportable, por lo que se llegó a la conclusión del incremento en el costo o el cierre.

Agregó que lamentablemente la gente que más compra es la que menos tiene, por lo que si se sube el precio dejarán de comprar.

Rubén Montalvo indicó que el precio de la tortilla aumenta de manera variable, ya que depende de cada región.

«No cuesta lo mismo una tonelada de harina o de maíz en el centro de la República, que en los extremos, en Baja California Norte o en Quintana Roo, tenemos un precio por lo regular 2 mil pesos más caro que en el centro»:

Detalló que al inicio de la pandemia, el maíz costaba cuatro mil 500 pesos, pero actualmente en el centro del país está en 10 mil 800 pesos, en tanto que en Mérida está por arriba de los 15 mil pesos.

La tonelada de harina costaba 12 mil 400 pesos y hoy tiene un precio de 18 mil 230 pesos; el precio del gas y del papel también ha subido.

«Eso es especulación, eso es abuso, no se justifica».

Fuente: Heraldo de México