El general brigadier José Rodríguez Pérez enfrentará proceso penal como presunto responsable del delito de delincuencia organizada al sospecharse su vinculación con el grupo criminal denominado Guerreros Unidos, ubicado como responsable de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero.

El juez Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en el Estado de México, Enrique Beltrán Santés decretó el auto de formal prisión en contra del alto mando castrense y quien en septiembre del 2014 era el comandante del 27 batallón de infantería del Ejército en Iguala, Guerrero.

La resolución judicial también se decretó en contra del capitán José Martínez Crespo y del sargento Eduardo Mota Esquivel acusados de los delitos de desaparición forzada y delincuencia organizada.

En el caso del subteniente Fabián Alejandro Pirita será este jueves cuando se resuelva su situación jurídica por parte del mismo juez federal.

Las investigaciones del caso Ayotzinapa revelaron que los señalamientos en contra de los militares surgieron por parte de un testigo protegido de la fiscalía especial del caso, de nombre Gildardo López AstudilloEl Gil, liberado en el 2019 por falta de pruebas para relacionarlo con la desaparición de los normalistas.

También se dieron a conocer acusaciones de algunos estudiantes heridos en el sentido de que el entonces coronel, Rodríguez Pérez dirigió al personal militar que les tomó fotografías luego de que hombres armados los atacaron la noche del 26 de septiembre del 2014.

De acuerdo con el informe de la comisión del caso Ayotzinapa, Rodríguez Pérez habría ordenado la desaparición de los 43 normalistas, pero en el pliego de consignación sólo se le acusó de ser presunto responsable del ilícito de delincuencia organizada en la modalidad de delitos contra salud.

Por cuestiones de seguridad, el general Rodríguez Pérez, el capitán Martínez Crespo, el sargento Mota Esquivel y el subteniente Pirita, se encuentran en la prisión militar del Campo Militar número 1 “General Álvaro Obregón”.

Por estos hechos, el pasado 19 de agosto, fue detenido el exprocurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y el día 24 del mismo mes se le vinculó a proceso, por los delitos de desaparición forzosa de los normalistas, tortura y contra la administración de la justicia, por lo que permanece detenido en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

Fuente: Excelsior