Con un golazo de Rodríguez y un autogol de Freire, los Pumas y Monterrey dividieron unidades en la sexta fecha del Apertura 2022.

El abrumador calor de las 12 del día en Ciudad Universitaria, acompañó a Dani Alves en su segundo partido como jugador de los Pumas. 

Tanto el brasileño, como la escuadra felina saltaron al terreno de juego con la clara consigna de mantener el invicto a la espera de conseguir su segunda victoria del torneo.

Pero Monterrey no sería un sinodal a modo, los Rayados marchan en los primeros lugares de la tabla y se perfilan como uno de los candidatos a llegar a las instancias finales del torneo.

Serían los regios quienes dieran el primer aviso, un balón filtrado para Jesús Gallardo culminó con un disparo del zaguero surgido justamente de las filas universitarias, el balón pasó apenas por un costado de la portería de Julio González, pero más allá del peligro que generó la jugada, dejó en evidencia las carencias de los Pumas en la última línea.

Los locales tardaron en orquestar su respuesta, pasaron varios minutos para que un saque de manos llevara el balón al área, el Comandante Dinenno remató con furia pero no logró anotar. La molestia en el rostro del ariete evidenció su frustración ante la sequía de goles, una versión poco conocida del delantero desde su llegada al equipo.

De a poco se equilibró la balanza, ambas escuadras se dividieron la posesión del balón, aunque la polémica no tardó en llegar cuando una mano del Palermo Ortiz dentro del área no se marcó, ni se revisó en el VAR, los reclamos de Rodolfo Pizarro no fueron escuchados por Diego Montaño.

Al paso de los minutos el intenso calor causó estragos, la pausa de hidratación le puso calma al encuentro y le otorgó a los Pumas un segundo aire con una buena jugada individual del Toto Salvio, entre tres, el ex de Boca Juniors logró salir avante para soltar un disparo que controló Luis Cardenas.

La rechifla del público llegó al mismo tiempo que Monterrey se fue al frente, Gallardo intentó vender una falta en el área ante la marca de Alves, pero el astro no se enfrascó en la jugada, recuperó el balón y avanzó intentando el contragolpe.

Alves envió un centro pasado que recuperó Dinenno cerca de la línea de fondo, el Comandante resolvió la jugada con una diagonal retrasada para Jerónimo Rodríguez. Este último controló en controló el balón y sin pensarlo sacó un disparo cruzado que venció al Mochis. Un golazo de zurda de otro partido que le dio a Pumas la ventaja.

El gusto les duró poco, un tiro libre de Maxi Meza llegó al área, Nico Freire intentó el rechace para evitar el testarazo de Stefan Medina, pero a pesar de las intenciones de capitán de evitar el remate, el balón culminó al fondo de la red, un autogol que igualó los cartones.

A pocos minutos de haber iniciado la segunda mitad, un error del Mochis Cárdenas por poco le cuesta el segundo a Rayados. Del Prete le robó el balón al guardameta, intentó el pase para Dani Alves, pero la llegada del defensa y la reacción del portero se lo impidieron, aun así, Alves le dejó saber al Tuti su molestia por la jugada que pudo, a decir del brasileño, dar para más.

El calor, el cansancio y la altura de la CDMX le pasaron factura a Dani Alves, aunque siguió corriendo y buscando acción en cada jugada, pero el bajón de intensidad fue evidente. El jugador no quiso perderse la oportunidad de ser pieza fundamental en lo que podría ser el segundo gol de los Pumas, el cuadro auriazul se adueñó del balón e intentó en más de una ocasión marcar el segundo tanto.

Aquella frustración de la que hablábamos en los primeros 45 minutos en el rostro de Juan Ignacio Dinenno se borró, por lo menos por un instante, cuando el argentino marcó el 2-1, pero el VAR anuló el tanto por posición adelantada. Esta anotación, a pesar de que no se reflejó en el marcador, fue síntoma claro del dominio que ejerció el cuadro universitario sobre los regios.

Monterrey, más allá de un remate de Rogelio Funes Morí que se estrelló en el travesaño, no generó mayor peligro. El ingreso de Germán Berterame prometió mayor acción a la ofensiva, pero la fórmula no funcionó.

Tampoco para Pumas, el ingreso de Diogo no rompió la igualada, los universitarios mandaron toda la carne al asador con el ingreso de Chino Huerta, mientras que Vucetich apeló a cerrar el partido con el ingreso de César Montes y Sebastián Vegas, lo que al final le resultó.

Con el empate Pumas llegó a 8 unidades, pero no cumple con las expectativas que sus refuerzos han generado en las últimas semanas, mientras que Rayados se sostiene en los primeros puestos con 12 puntos pero Tigres ya se despegó en la cima.

Fuente: PULSO

A %d blogueros les gusta esto: