Las autoridades comenzaban el martes la sombría tarea de identificar a 51 personas que murieron después de ser abandonadas en un camión con remolque sin aire acondicionado en el sofocante calor en Texas, mientras que las familias desesperadas de migrantes de México y Centroamérica buscaban desesperadamente noticias de sus seres queridos.

El conductor del camión y otras dos personas fueron arrestadas, dijo el legislador federal, Henry Cuellar, con la agencia AP. Dijo que el camión había pasado por un puesto de control de la Patrulla Fronteriza al noreste de Laredo, Texas, en la Interestatal 35. No sabía si había migrantes dentro del camión cuando pasó el puesto de control.

Los cuerpos fueron descubiertos el lunes por la tarde en las afueras de San Antonio cuando un trabajador de la ciudad escuchó un grito de ayuda del camión estacionado en una calle secundaria solitaria y encontró la espantosa escena adentro, dijo el jefe de policía William McManus. Horas más tarde, las bolsas para cadáveres yacían esparcidas por el suelo. Más de una docena de personas, con el cuerpo caliente al tacto, fueron trasladadas a hospitales, incluidos cuatro niños.

Cuarenta y seis personas fueron encontradas muertas en el lugar, dijeron las autoridades. Cinco más murieron después de ser llevados a hospitales, dijo el juez del condado de Bexar, Nelson Wolff, el principal funcionario electo del condado. La mayoría de los muertos eran hombres, dijo.

El conteo de muertes fue el más alto en un incidente de trata de personas en los Estados Unidos, según Craig Larrabee, agente especial interino a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional en San Antonio.

“Este es un horror que supera cualquier cosa que hayamos experimentado antes”, dijo el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg. “Y lamentablemente es una tragedia prevenible”.

Los países de origen de todos los migrantes y cuánto tiempo estuvieron abandonados al costado de la carretera no se conocieron de inmediato, sólo se sabe que hay 22 mexicanos identificados. El presidente Joe Biden calificó las muertes de “horrorosas y desgarradoras”.

“Explotar a personas vulnerables para obtener ganancias es vergonzoso, al igual que la fanfarronería política en torno a la tragedia, y mi administración continuará haciendo todo lo posible para evitar que los contrabandistas y traficantes de personas se aprovechen de las personas que buscan ingresar a los Estados Unidos entre los puertos de entrada”. dijo Biden en un comunicado.

Fuente: Milenio

A %d blogueros les gusta esto: