Al menos 51 inmigrantes murieron tras quedar atrapados en un sofocante tráiler que se encontró abandonado en Texas, informaron autoridades el martes, mientras dos mexicanos vinculados al incidente de contrabando fueron acusados ante un tribunal federal de Estados Unidos. Además, trascendió que el conductor, el tercer señalado como responsable, podría haber estado bajo los influjos de la metanfetamina cuando fue detenido. 

Los migrantes fallecidos, 39 hombres y 12 mujeres, fueron hallados el lunes en las afueras de San Antonio, Texas, en una de las tragedias de tráfico de personas más letales de la historia reciente.  Dos sospechosos identificados como Juan Francisco D’Luna-Bilbao y Juan Claudio D’Luna-Méndez, ambos ciudadanos mexicanos, fueron acusados de poseer armas de fuego mientras residían ilegalmente en Estados Unidos, según documentos judiciales y autoridades estadounidenses.

Investigadores rastrearon el registro del tráiler hasta una dirección de San Antonio que pusieron bajo vigilancia y detuvieron a los dos hombres por separado cuando se les vio salir de la residencia.

El caso ha consternado a la comunidad latina. Foto: AP.

El conductor habría estado bajo los influjos de droga 

Un tercer sospechoso, descrito como un ciudadano estadounidense que conducía el camión, también fue puesto bajo custodia y se espera que sea acusado, pero hasta el martes por la noche seguía hospitalizado, según un funcionario mexicano.

Homero Zamorano, de 45 años, fue detenido en un campo cercano y un funcionario, cuyo nombre no fue revelado, dijo a San Antonio Express News que “estaba muy drogado con metanfetamina cuando fue capturado cerca y tuvo que ser llevado al hospital». Sin embargo, esta información no ha sido respaldada con algún documento oficial hasta el momento. 

Al parecer, los migrantes habían cruzado recientemente la frontera y fueron recogidos por el camión para ser llevados a un lugar de trabajo, dijeron un funcionario mexicano, otro de la CBP y otro más estadounidense. Todos pidieron el anonimato para hablar del asunto.

Las autoridades fueron alertadas del camión a través de una llamada de emergencia al 911 de un transeúntea quien un migrante que logró escapar pidió ayuda, dijeron los funcionarios.

Las víctimas fueron encontradas rociadas con una sustancia picante, dijeron funcionarios quienes hablaron bajo condición de anonimato. En incidentes anteriores, los traficantes de personas han utilizado diferentes sustancias para disimular el olor de la carga humana y evadir la detección canina.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: