El insomnio es uno de los problemas más comunes para miles de personas, pues sin importar la edad, conciliar el sueño puede convertirse en todo un reto cada noche, en especial cuando las actividades del día siguiente inician a primera hora de la mañana. Por supuesto, tener estas alteraciones en el ciclo del sueño pueden ocasionar irritabilidad y falta de rendimiento en la escuela o en el trabajo, es por ello que siempre se buscan alternativas que ayuden a erradicar los problemas para dormir. 

Aunque existen muchos alimentos y tés naturales que ayudan a combatir el insomnio, no son la forma más efectiva y muchas veces también es necesario considerar si existen otras enfermedades para determinar si es buena idea o no el hecho de agregarlos a la dieta. Es por ello que muchas personas también buscan más de una solución a su problema para regular el ciclo del sueño y una de las más efectivas es realizar estas posturas de yoga. 

La mejor parte de estas posturas de yoga es que no te robarán mucho tiempo, pues con un par de minutos para ponerlas en práctica antes de ir a dormir, los resultados se harán más que presentes. Otro de los beneficios de realizarlas cada noche es que se pueden hacer desde el piso o desde la comodidad de la cama, ya que en ambos casos los resultados son aplicables; de hecho, hay quienes afirman que desde la primera postura, sienten el cuerpo y mente relajados, lo ideal para conciliar el sueño en poco tiempo.

Entre las principales razones por las que se recomienda hacer yoga destaca el hecho que la mayoría de las posturas en combinación con la respiración, son la mejor forma de aliviar la tensión muscular y de aumentar los niveles de melatonina. La mejor forma de hacerlas es repetir de uno a tres ciclos, manteniéndolas al menos por 30 segundos. 

Postura Janusirsasana

Siéntate con la espalda recta y las piernas estiradas hacia enfrente con la punta de los dedos viendo hacia arriba, una vez que consigas la postura correcta, dobla la pierna derecha y deja a planta del pie sobre la parte interna del muslo. Posteriormente, lleva la espalda hacia enfrente y coloca tus manos en la punta del pie de la pierna estirada; mantén la mirada hacia enfrente y concéntrate para tener una respiración profunda; al terminar los primeros 30 segundos, repite intercalando la posición de las piernas. 

Postura Viparita Karani

Para la segunda posición hay que buscar una pared en la que se puedan recargar las piernas estiradas; para tener la postura correcta hay que pegar a la pared los glúteos y tratar de mantener la espalda y hombros bien pegados al suelo y con el abdomen firme. 

Algo que es importante recordar es que aunque estas cuatro posturas son perfectas para ayudar a dormir, no son la única alternativa, ya que en general el practicar yoga puede ser muy beneficioso para la salud, ya que durante las sesiones se activa el sistema parasimpático, con lo que se ayuda a reducir los altos niveles de estrés que, en muchas ocasiones, terminan por causar insomnio. 

Postura Balasana

Para ir terminando de relajar el cuerpo y aliviar es estrés hay que cambiar de la posición anterior a la Balasana en la que hay que hincarse con el empeine sobre el piso y los glúteos sobre los talones; en caso de no alcanzar, se puede colocar una almohada pequeña para que los glúteos no queden en el aire. Lo siguiente es estirar la espalda hacia enfrente, tratando de llevar las costillas bajas hacia las rodillas. 

Posteriormente, con los brazos hacia enfrente y sobre el piso, hay que terminar de estirar la espalda mientras que la frente se queda recargada en el suelo. Esta pose se debe mantener con una respiración profunda por 30 segundos, descansar y repetir uno o dos ciclos más y comprobar lo mucho que relaja la espalda. 

Postura Makarasana

También conocida como la postura del cocodrilo, es perfecta para preparar el cuerpo para ir a dormir y olvidarse del insomnio, pues ayuda a relajar la respiración y a aliviar la tensión en los hombros y espalda; se recomienda dejarla al final porque es una de las que menor impacto tienen y además ayuda a conciliar el sueño de forma rápida. Para realizarla hay que colocarse bocabajo, con las piernas bien estiradas y el empeine apoyado en el suelo; mientras que los brazos deben estar doblados enfrente con la cabeza apoyada sobre ellos. 

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: