Largas jornadas frente a la computadora con el uso de audífonos empiezan a alertar a especialistas auditivos sobre el efecto en el corto y largo plazo en los trabajadores, en un entorno donde población cada vez más joven empieza a registrar impactos en su salud y que pueden considerarse una consecuencia del trabajo desde casa.


A dos años del inicio de la pandemia de Covid-19, los auriculares se han consolidado como una herramienta de trabajo; sin embargo, hay un abuso en su empleo a un alto volumen que incluso rebasa las 10 horas al día, lo cual comienza a impactar en la calidad auditiva de la población.


«Cuando usan audífonos, hemos encontrado que las personas le suben tanto al volumen de sus auriculares con lo que estamos viendo que muchas personas ya están comenzando a tener pérdidas auditivas. En la pandemia se registran de 8 hasta 14 horas al día de uso de auriculares, mucho más que cuando comenzó la pandemia. Está causando estragos en la audición de muchos trabajadores», explicó el gerente de capacitación para América Latina de la firma especializada en tecnología auditiva, Starkey, Joseph García.


El uso prolongado de audífonos ha alertado sobre sus consecuencias en los próximos años. De acuerdo con el especialista, la pérdida auditiva, especialmente en la gente joven ya comienza a crecer de una forma importante.
«Lo que se ha observado es que en menos de cinco a diez años, más del 50% de la población humana va a tener una pérdida auditiva. Y en niños, de 8 a 16 años que hoy juegan con sus dispositivos electrónicos pero ya usan auriculares y le suben bastante y hoy ya afecta a la población más joven respecto de lo que veíamos antes», destacó.


Entre los primeros síntomas, destaca la dificultad para escuchar en lugares con ruido de fondo. A largo plazo, las repercusiones pueden ser severas principalmente en la población de mayor edad.


«El efecto secundario y esto es para personas mayores de 40 años, es que nuestro cerebro después de esa edad empieza a hacerse un poco más lento y cuando hay pérdida auditiva, nuestras habilidades de memoria, comienzan a disminuir de manera importante. En la medida en que se envejece más, esos efectos se agudizan», dijo.


En ese sentido, recordó que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es no más de ocho horas al día con auriculares a más de 85 decibeles. Sin embargo, el problema es que muchas personas no tienen cómo medirlo.


«La regla es descansar cada 60 minutos de 15 a 30 minutos, lo cual beneficiará la audición. La otra recomendación es estar en un lugar lo más silencioso posible para no tener que subirle tanto al volumen», añadió.


Dichas recomendaciones aplican también cuando se usan audífonos para escuchar música. No obstante, considerando las condiciones actuales del trabajo remoto y la forma en que han cambiado las condiciones laborales con largas jornadas conectados a un dispositivo móvil, se recomienda a las empresas incluir a especialistas en salud auditiva para revisar a sus colaboradores e incluso diseñar normas que se apliquen durante el trabajo como medida preventiva para disminuir el riesgo a efectos con mayor impacto en el bienestar de los trabajadores en los próximos años.

Fuente: PULSO

A %d blogueros les gusta esto: