El aceite de oliva es uno de los alimentos fundamentales dentro de la dieta mediterránea y también es aconsejado en todo tipo de alimentación gracias a sus propiedades que benefician a la salud. Al ser una fuente importante de grasas saludables, este condimento para ensaladas y platos gastronómicos se ha ganado el prestigio en gran parte del mundo. El consenso científico de este alimento ha sido logrado por distintas investigaciones y en las últimas semanas se sumó una de la Universidad de Harvard.

La investigación, publicada por la Revista del Colegio Americano de Cardiología y encabezada por Marta Guasch-Ferré, determinó que el consumo de aceite de oliva se asocia con un menor riesgo de mortalidad. «Nuestros hallazgos respaldan las recomendaciones dietéticas actuales para aumentar la ingesta de aceite de oliva y otros aceites vegetales insaturados», explicó la investigadora, integrante del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

En este sentido, la profesional sostuvo la vitalidad para la salud de reemplazar algunas grasas como la margarina y la manteca por el aceite de oliva, logrando así importantes beneficios para el organismo. Todo esto, avalado por un estudio de amplia trayectoria, que inició en 1990 y se extendió durante 28 años, haciendo un seguimiento a los integrantes a través de cuestionarios en los que detallaban frecuencia de alimentos específicos, tipos de grasas y aceites (variedad y marca), entre otros ítems.

En consecuencia, se logró determinar que la salud se verá implicada en el consumo de una cucharada de aceite de oliva usada en aderezos, condimentos añadidos o para freír alimentos. Esto se asoció a un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer, patologías neurodegenerativas y también respiratorias.

Foto: Pixabay

Además de los efectos mencionados por el estudio de la Universidad de Harvard, existen otros beneficios para la salud. Siguiendo esta línea, los participantes de la investigación que mostraron un mayor consumo de aceite de oliva, se demostraron activos físicamente y menos propensos a fumar. A su vez, consumen más frutas y verduras en comparación de aquellos que no incorporaron a su dieta la mencionada grasa saludable.

Fuente: El Heraldo de México
A %d blogueros les gusta esto: