El frío es un factor determinante para la salud de la piel, en especial de la cara y de las manos, pues son las partes del cuerpo que más expuestas están directamente a las bajas temperaturas; sin embargo, más allá de tenerlas frías o no, las consecuencias pueden llegar a ser fatales y quienes sufren de heridas en la piel durante la temporada invernal lo saben mejor que nadie. 

Pues aunque el frío es el clima favorito de muchos, otros más lo detestan por el daño que les ocasiona, ya que el estar expuestos a tan bajas temperaturas puede provocar que la piel se reseque y se deshidrate; mientras que en casos más extremos, y más comunes de lo que se cree, puede generar heridas que causen dolor e incluso que lleguen a quemar. 

Ya que algo a tener en cuenta es que así como la exposición al calor extremo puede ocasionar quemaduras, las bajas temperaturas también pueden hacerlo. Sin embargo, esto depende mucho del tipo de piel y de la alimentación que se lleve, pues hay muchos alimentos que ayudan a tener una piel lisa, sana y perfecta. 

Pero para ayudarte a combatir las bajas temperaturas y lucir una piel radiante e hidratada en plena temporada invernal, te compartimos el secreto perfecto: una mascarilla a base de manzana.

Mascarilla de manzana, todo lo que tienes que saber

La manzana es una fruta extremadamente recomendada por sus propiedades y beneficios en la salud, pues al consumirla el cuerpo recibe fibra, vitaminas del grupo B y C, además de minerales como el fósforo, calcio y potasio. Asimismo, es rica en antioxidantes, compuestos que ayudan a prevenir el envejecimiento del cuerpo y que en el caso del daño por el frío, son extremadamente necesarios. 

Es por ello que no sorprende ver las manzanas en muchísimos platillos, productos y por supuesto en remedios caseros, como es el caso de esta mascarilla para la piel. Para su preparación sólo necesitas una manzana (roja o verde) sin cascara, miel y aceite de oliva. 

(Foto: Pixabay)

¿Cómo se prepara?

  1. Corta la manzana previamente pelada en trozos pequeños y tritúralos hasta que se forme un puré. 
  2. Algrega una cucharada de miel al preparado y mezcla hasta obtener una pasta homogénea. 
  3. Como paso opcional puedes agregar un chorrito de aceite de oliva, pues al igual que muchos alimentos tiene múltiples beneficios en la salud y ayudará a hidratar la piel.

Una vez que la mascarilla está lista asegúrate de tener limpio el rostro, sin ningún residuo de maquillaje, jabón u otros productos. Ahora sí, llegó el momento de aplicar la mezcla en tu rostro, ya sea con una brochita o son tus manos. 

A diferencia de otras mascarillas que sólo se dejan actuar de 10 a 15 minutos, en este caso deberás esperar 30 minutos y posteriormente enjuagar con agua tibia; mientras que su aplicación se recomienda de una a dos veces por semana.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: