El primer ministro Boris Johnson lanzó este miércoles un llamado para promover la vacunación anticovid en Reino Unido, al intensificar el programa de dosis de refuerzo para defenderse de la variante Ómicron, después de que se identificaran otros 10 casos de la nueva cepa.

El Reino Unido ha registrado 32 casos de la variante Ómicron, que parece ser más transmisible, mientras que las pruebas continúan para ver si causa una enfermedad más grave o si las vacunas son menos efectivas contra ella.

Es muy probable que encontremos más casos en los próximos días, como estamos viendo en otros países a nivel mundial», declaró Jenny Harries, directora ejecutiva de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido.

Johnson anunció un nuevo objetivo esta semana para ofrecer a todos los adultos una vacuna de refuerzo para fines de enero, lo que significa acelerar el programa del país en un millón de dosis adicionales por semana.

Con la aparición de la variante Ómicron, la gente tenía que dar un paso al frente, dijo.

Esta no es una llamada a las armas, sino una llamada a recibir inyecciones en el brazo. Y rápidamente», comentó Johnson en Twitter.

Reino Unido ha registrado más de 10.2 millones de casos de covid-19 y casi 145 mil muertes desde que comenzó la pandemia.

El secretario de Salud, Sajid Javid, aseguró que las vacunas de refuerzo ayudarían a proteger contra la enfermedad grave de Ómicron, incluso si resulta que las vacunas no son tan efectivas contra la variante como contra las cepas anteriores de la enfermedad.

Los datos del gobierno muestran que el 81% de la población mayor de 12 años ha recibido dos dosis de la vacuna, mientras que el 32% ha recibido una vacuna de refuerzo o una tercera dosis.

El gobierno británico también ha obligado a las personas a usar cubrebocas en el transporte público y en las tiendas, para frenar la propagación de la nueva variante.

Sin embargo, el ministro Javid dijo que no era necesario que la gente cancelara las fiestas navideñas.

Tales festividades fueron prohibidas el año pasado, pero Johnson enfrenta acusaciones de hipocresía luego de que se informara que se llevaron a cabo fiestas de Navidad en su oficina de Downing Street durante el cierre del año pasado.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: