El gobernador de MichoacánSilvano Aureoles, presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para denunciar la presunta narcoelección en ese estado.

En su visita al organismo, el mandatario saliente también denunció la omisión que el presidente Andrés Manuel López Obrador le ha dado por denunciar estos actos.

«Quiero recalcar que no es de interés particular, yo represento a 5 millones de michoacanos que viven en el estado y 4 millones más que viven en EUA, y pido que se respeten y hagan valer mis derechos», dijo.

Por denunciar la posible injerencia del narcotráfico en los comicios de junio pasado, el perredista denunció que ha sido víctima de persecución y amenazas, por lo que consideró necesario que el presidente lo atienda por la seguridad nacional.

«Mi lucha por la democracia y la seguridad nacional para evitar que México se convierta en un narcoestado no va a parar», insistió el gobernador saliente.

Durante los últimos meses, Aureoles ha denunciado estos presuntos crímenes electorales a organismos de derechos humanos en Estados Unidos, así como a la Organización de los Estados Americanos (OEA) quienes destacó existe interés por conocer sobre lo que ocurre en el país.

«Una vez más, el nuevo régimen demuestra que sus prácticas son las mismas que las del viejo régimen. Reitero que no descansaré y estaré en la CNDH el jueves para reunirme con la presidenta como me indicaron», señaló.

Entre los casos donde presuntamente se cometieron esos ilícitos se encuentra la presión de grupos delictivos a candidatos para que renunciara a sus aspiraciones, así como a sus suplentes.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: