«¿Dónde están?» es la pregunta que aún se hacen familiares de los 43 normalistas de la normal rural de Ayotzinapa, desaparecidos entre el 26 y 27 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.

A siete años de estos hechos, la «verdad histórica» del gobierno de Enrique Peña Nieto ha terminado por desmontarse, y aunque hay hallazgos y nuevas líneas de investigación, lo cierto es que no se ha logrado esclarecer qué pasó esa noche en Iguala y dónde están los estudiantes.

«¿Dónde están?» es la pregunta que aún se hacen familiares de los 43 normalistas de la normal rural de Ayotzinapa, desaparecidos entre el 26 y 27 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.

A siete años de estos hechos, la «verdad histórica» del gobierno de Enrique Peña Nieto ha terminado por desmontarse, y aunque hay hallazgos y nuevas líneas de investigación, lo cierto es que no se ha logrado esclarecer qué pasó esa noche en Iguala y dónde están los estudiantes.

Los nombres de los 43 de Ayotzinapa

Los 43 jóvenes eran estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayozinapa, en el municipio de Tixtla, Guerrero. Estos son sus nombres. Y sus sueños fueron plasmados en el libro AyotzinapaLa Travesía de las Tortugas: la vida de los normalistas antes del 26 de septiembre del 2014 .

1. Benjamín Ascencio Bautista, 19 años
2. Marcial Pablo Baranda, 20 años
3. Israel Caballero Sánchez, 21 años
4. José A. Campos Cantor, 33 años
5. Abelardo Vázquez Penitén, 19 años
6. Abel García Hernández, 19 años
7. Leonel Castro Abarca, 19 años
8. Adán Abrajan De la Cruz, 24 años
9. Christian Tomás Colón Gárnica, 18 años
10. Jorge Aníbal Cruz Mendoza, 19 años
11. Bernardo Flores Alcaraz, 21 años
12. Luis Ángel Francisco Arzola, 19 años
13. Antonio Santana Maestro, 20 años
14. Alexander Mora Venancio, 19 años (supuestamente identificado)
15. Carlos Iván Ramírez Villarreal, 20 años
16. Carlos Lorenzo Hernández Muñoz, 19 años
17. César Manuel González Hernández, 22 años
18. Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, 19 años (identificado)
19. Cutberto Ortiz Ramos, 22 años.
20. Doriam González Parral, 19 años.
21. Jorge Luis González Parral, 21 años
22. Emiliano Gaspar de la Cruz, 22 años
23. Everardo Rodríguez Bello, 19 años
24. Felipe Arnulfo Rosas, 20 años
25. Giovanni Galindez Guerrero, 20 años
26. Israel Jacinto Lugardo, 19 años
27. Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa, 21 años
28. Jhosivanni Guerrero De la Cruz, 20 años (identificado)
29. Jonás Trujillo González, 20 años
30. Jorge Álvarez Nava, 19 años
31. Jorge Antonio Tizapa Leguideño, 20 años
32. José Ángel Navarrete González,18 años
33. José Eduardo Bartolo Tlatempa, 17 años
34. José Luis Luna Torres, 20 años
35. Julio César López Patoltzin, 24 años
36. Luis Ángel Abarca Carrillo, 18 años
37. Magdaleno Rubén Lauro Villegas, 19 años
38. Marco Antonio Gómez Molina, 21 años
39. Martin Getsemany Sánchez García, 20 años
40. Mauricio Ortega Valerio, 18 años
41. Miguel Ángel Hernández Martínez, 28 años
42. Miguel Ángel Mendoza Zacarías, 23 años
43. Saúl Bruno García, 19 años

¿En qué año fue el caso Ayotzinapa?

Entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 ocurrió una serie de hechos violentos en Iguala, donde se vieron involucrados policías municipales, estatales, militares del 27 Batallón de Infantería y cinco autobuses en los que se transportaban los normalistas.

De acuerdo con la investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) , a las 17:30 horas de ese 26 de septiembre, los autobuses Estrella de Oro 1568 y 1531 partieron de la Normal de Ayotzinapa hacia Chilpanchingo. La intención era dirigirse desde ahí a la Ciudad de México para la conmemoración de la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968.

Aunque en un inicio se manejó otra hipótesis, pues ese mismo día el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Iguala, que entonces estaba a cargo de María de los Ángeles Pineda, esposa del edil José Luis Abarca, realizaba una celebración con motivo de los logros de su administración. La versión era que los estudiantes pretendían hacer acto de protesta, razón por la cual, se supuso, los policías comenzaron a perseguir a los autobuses.

El subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, informó esta semana que se ha acreditado que el objetivo de los estudiantes no era irrumpir en el informe del trabajo de Pineda, sino tomar camiones para acudir a la conmemoración del 2 de octubre en la Ciudad de México.

El recorrido, según el informe del GIEI, fue este:

  • Entre las 19:30 y las 20:00 horas, el Estrella de Oro 1568 llegó a la caseta número tres de Iguala. En ese punto, los estudiantes vieron que la Policía Federal había detenido a otros dos camiones de pasajeros a los que obligó a descender.
  • A las 20:00 horas, los estudiantes del Estrella de Oro 1531 que se habían quedado en Huitzuco detuvieron la unidad de transporte de pasajeros Costa Line 2513; el chofer accedió a entregarles la unidad bajo el acuerdo que primero dejaría a los pasajeros en la Central de Autobuses de Ayotzinapa.
  • Para las 21:16 horas, cinco autobuses con normalistas a bordo partieron de la central: tres de ellos se dirigieron hacia el norte (Costa Line 2012, Costa Line 2510 y Estrella de Oro 1568) y los otros dos (Estrella de Oro 1531 y Estrella Roja 3278) tomaron el bulevar que los llevaría a Chilpancingo, pero en el trayecto, desde Iguala, todos fueron perseguidos por patrullas municipales.
  • Los uniformados les dispararon y detuvieron a varios jóvenes. Del Estrella Roja bajaron 14 normalistas y corrieron hacia Iguala para ocultarse entre el cerro.
  • A las 00:30, los tres autobuses que avanzaron hacia el norte ya estaban estacionados sobre la vialidad Juan N. Álvarez, donde se realizó la primera rueda de prensa; los estudiantes ya habían sido atacados.

Los 43 normalistas desaparecidos viajaban en los autobuses Estrella de Oro 1568 y 1531. El ataque transcurrió en un total de cinco horas, en al menos nueve distintos puntos y momentos.

Estos hechos dejaron un total de 180 víctimas directas: seis personas ejecutadas, entre ellas un menor de edad del equipo de futbol de Los Avispones y un normalista que mostraba señas de tortura; más de 40 heridos; 80 personas, entre normalistas, maestros, civiles y tres choferes de los autobuses, que sufrieron persecución; los cerca de 700 familiares de los 43 normalistas desaparecidos.

¿Por qué desaparecieron a los 43 estudiantes de Ayotzinapa?

Aunque la retención y el uso temporal de autobuses por parte de los estudiantes para realizar sus actividades ha sido habitual en Guerrero, el 26 de septiembre de 2014 la respuesta de las autoridades fue inusual: policías municipales de Iguala abrieron fuego contra los normalistas para impedir que salieran de la ciudad con los autobuses.

Con el apoyo de fuerzas estatales y militares, los policías lograron cerrarles el paso. El ataque era, como después se demostró, parte de la estructura de una organización criminal fuertemente coludida con las autoridades locales: Guerreros Unidos.

En su informe, el GIEI expone diversas hipótesis sobre los ataques contra los estudiantes, desde un intento por reprimir la acción de protesta de la normal de Ayotzinapa, hasta la posibilidad de que uno de los autobuses fuera utilizado para transportar estupefacientes, y este es un elemento central de las investigaciones, pues de ahí habría surgido la orden de no dejar avanzar a ninguna de las cinco unidades.

El objetivo de la desaparición forzada de los 43 normalistas sigue sin esclarecerse. Pero, hoy en día, los sospechosos todavía son el Ejército Mexicano, Guerreros Unidos, el exalcalde José Luis Abarca Velázquez y los policías municipales de Iguala y Cocula.​

La «verdad histórica» del caso Ayotzinapa

La «verdad histórica» de la Procuraduría General de la República (PGR, hoy fiscalía) del gobierno de Peña Nieto sostuvo que tras arrestar a los 43 estudiantes normalistas, los policías de Iguala siguieron instrucciones de José Luis Abarca, entonces presidente municipal, y entregaron a los jóvenes a oficiales de Cocula, que, a su vez, los dejaron en manos de Guerreros Unidos porque creían que los normalistas eran integrantes de la banda rival, Los Rojos.

Según declaraciones de miembros de Guerreros Unidos -hechas bajo tortura-, los estudiantes fueron trasladados al basurero municipal de Cocula hacinados y atados en dos camionetas. Cuando llegaron al sitio, 15 de los normalistas ya habían muerto por asfixia, mientras que a los sobrevivientes se les hizo un breve interrogatorio antes de recibir un disparo en la nuca.

Después, habrían tirado los 43 cuerpos a la parte baja del basurero para prenderles fuego durante horas. Al terminar, los supuestos criminales recogieron las cenizas y trituraron los huesos restantes, los metieron en bolsas de plástico y los arrojaron al río San Juan.​

En septiembre de 2015, la PGR de Arely Gómez afirmó que había recolectados más de 63,000 fragmentos óseos en el Río San Juan y el basurero de Cocula.

Hoy, el fiscal especial del caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, afirma que en la barranca de La Carnicería y no en el basurero de Cocula, es donde más restos óseos se han encontrado. «Los restos siempre estuvieron ahí y dejaron que se deterioran hasta que, al día de hoy, muchos ya no puedan ser identificados».

Lo que se sabe del basurero de Cocula

El GIEI desestimó la versión de la PGR sobre el basurero de Cocula, ubicado a más de 20 kilómetros de Iguala, porque concluyó que, para empezar, una calcinación de esa magnitud «es científicamente imposible», y menos que pasara inadvertida, sin dejar un solo rastro de que ocurrió.

El grupo precisó que para incinerar 43 cuerpos a la intemperie, en un día lluvioso como el 27 de septiembre de 2014, se hubiesen requerido por lo menos 30,000 kilos de madera o más de 13,000 llantas ardiendo durante casi 60 horas continuas.

Luego, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) realizó su propia investigación, cuya conclusión fue que la evidencia científica y biológica en el basurero de Cocula puede pertenecer a múltiples eventos de fuego ocurridos a lo largo de una década; es decir, no corresponde a un solo incendio que consumió 43 cuerpos humanos.

«En el sitio del basurero de Cocula no fueron halladas señales de daño o alteración por la acción del fuego compatible con exposición a altas temperaturas necesarias para un proceso de quema de 43 cuerpos en la fecha del 26 y 27 de septiembre de 2014», señaló.

¿Qué estudiantes de Ayotzinapa han sido encontrados?

El 15 de junio de este año, el laboratorio de genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, confirmó que los restos óseos hallados en la barranca de La Carnicería, a 800 metros del basurero de Cocula, corresponden al normalista Jhosivani Guerrero.

En el mismo punto fue encontrado el hueso de Christian Rodríguez Telumbre. En julio de 2020, la Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que sus restos habían sido identificados también por la Universidad de Innsbruck.

De acuerdo con el fiscal especial del caso, los restos de los dos estudiantes identificados no mostraron signos de exposición al fuego, sino a la intemperie.

Y en diciembre de 2014, la PGR indicó que un pedazo de muela y de hueso, localizados en el Río San Juan, correspondían Alexander Mora Venancio. Sus restos eran tan pequeños que quedaron destruidos cuando se hizo en análisis forense en Innsbruck.

Omar Gómez Trejo indicó que hasta ahora se han obtenido 89 órdenes de aprehensión, tanto por la desaparición de los estudiantes como por la manipulación de la investigación; de estas, se han ejecutado 49 y quedan pendientes 40, entre ellas la de Tomás Zerón de Lucio, extitular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

En lo que respecta a todas las personas presentadas por la PGR en conferencias de prensa como autores materiales de la desaparición y ejecución de los normalistas, todos quedaron exonerados por haber indicios de que fueron torturados durante los interrogatorios. Además, 21 personas relacionadas con los hechos han sido asesinadas.

De las órdenes que faltan por cumplimentarse, 30 corresponden a personas que presuntamente estuvieron vinculadas con la desaparición, y 10 con funcionarios que cometieron irregularidades para sostener la «verdad histórica».

Y de los detenidos, figura el capitán de infantería José Martínez Crespo, aprehendido en noviembre de 2020. Además, han comparecido 40 elementos de las Fuerzas Armadas ante la Fiscalía.

Fuente: Expansión Política

A %d blogueros les gusta esto: