Jacida Ardern, primera ministra neozelandesa, comunicó el lunes 6 de septiembre que se levantarían las medidas restrictivas impuestas a nivel nacional para evitar casos de Covid-19. Esto también involucra a Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zelanda. A partir del miércoles, las restricciones se relajarán fuera de esta zona, aunque las estrategias para erradicar la enfermedad continúan. 

Actualmente, el país se recupera de un brote de la variante delta y, aunque la nación había permanecido libre del virus, a excepción de unos cuantos casos en febrero, no fue hasta que un hombre procedente de Australia sembró un brote que Ardern decidió continuar con el confinamiento durante estas últimas semanas, situación que implicó una serie de medidas extremas para proteger a la mayor parte de la población.

Buscan evitar un resurgimiento

De acuerdo con la primera ministra, hasta el momento se plantea una eliminación de la enfermedad en el territorio. La noticia fue compartida por Reuters, medio que recuperó lo dicho por Ardern en una conferencia de prensa televisada. La funcionara explicó que el objetivo principal hasta el momento es continuar con el progreso y evitar avanzar de manera acelerada para después tener un resurgimiento de los contagios

En la ciudad de Auckland, alrededor de 1,7 millones de personas permanecerán en confinamiento de nivel 4 hasta el próximo 14 de septiembre, pues el territorio es considerado el epicentro del brote. Sin embargo, en el resto del país el estado de alerta pasará del nivel 3 al nivel 2, lo que permitirá la reapertura de escuelas, oficinas y negocios. Entre otras cosas, también se permitirán los viajes regionales. 

El número de contagios ha disminuido considerablemente. Foto: Twitter @toby_etc

Intentan erradicar los contagios de Covid-19

Entre las medidas que se mantendrán de manera obligatoria se encuentran el uso de cubrebocas en gran parte de los lugares públicos, como tiendas y centros comerciales, así como el aforo limitado para locales de hostelería, mismos que solo podrán permitir el ingreso de 50 personas al interior y 100 personas al exterior. Una de las razones para que se tomara esta decisión fue la disminución de casos de 85 a 20, lo que representa un gran avance al respecto. 

Desde el inicio de la pandemia se han registrado 3 mil 400 casos de Covid-19 en el país y solo 28 muertes. Sin embargo, el brote actual es responsable de 821 de los casos hasta el momento, por lo que el gobierno de Nueva Zelanda decidió implementar un estricto confinamiento, así como el cierre de las fronteras internacionales para frenar los casos activos que ponían en riesgo la estabilidad de todo el país. 

Foto: Twitter @24NewsHD

Lenta distribución de vacunas

A pesar de las medidas implementadas ante los nuevos casos de Covid-19 en Nueva Zelanda, el gobierno se enfrenta a cuestiones más complicadas, pues el retraso en la distribución de vacunas ha retrasado los posibles avances y esperanzas de erradicar los contagios por completo. Además el aumento de los costes en el país depende, en gran medida, de la mano de obra migrante, por lo que se ha reportado un ritmo lento en la vacunación, a comparación de otras naciones ricas dentro de la OCDE. 

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: