Fue el atentado que cambió el orden establecido. El 11 de septiembre se cumplen 20 años del ataque a las Torres Gemelas. El centro del universo financiero, en Nueva York, se desmoronaba a la vista de todo el planeta y esa fecha, el 11-S, quedaba grabada para la historia. 

Al Qaida había secuestrado cuatro aviones comerciales para cometer una matanza. A las 8.46, hora estadounidense, un vuelo de American Airlines que viajaba de Boston a Los Ángeles impacta contra la torre norte del World Trade Center. Se lanzó al mundo la noticia de que la mole de cemento estaba ardiendo, pero solo 17 minutos después se confirmaba que no se trataba de un fuego. A las 09.03 otro avión, en este caso de United Airlines, que hacía la misma ruta, se estrellaba contra la torre sur.

No serían los únicos aviones en cometer un ataque de forma coordinada. Treinta minutos después, una aeronave comercial de American Airlines se estrellaba contra el Pentágono, en Washington, y apenas 30 minutos después lo hacía otro avión de United Airlines contra un campo cerca de Shanksville, Pensilvania.

En ese intervalo, el mundo veía caer las dos torres gemelas. Con una diferencia de media hora, ambas contrucciones, un emblema del skyline neoyorkino, se derrumbaban como si fuesen de papel. 

En el atentado murieron 2.977 personas. Pasajeros de los aviones, personas que trabajaban en los edificios, pero también cientos de policías y bomberos de Nueva York que acudieron en su auxilio. El ataque dejó más de 25.000 heridos y la realidad de que la gran potencia mundial, los Estados Unidos, se había convertido en una vulnerable víctima ante el ataque islamista. 

No fue hasta diciembre de ese mismo año cuando se hizo público el rostro del responsable. El Gobierno de los Estados Unidos mostraba al mundo el 13 de diciembre del 2001 un vídeo en el que un hombre, Osama Bin Laden, se hacía responsable de la masacre. Se considera que 19 terroristas participaron en el ataque, aunque también se maneja la cifra de que ascendieron a 27.

Desde ese momento, y a lo largo de estos 20 años, las diferentes teorías de la conspiración no han cesado. Entre ellas, que la Administración Bush podría estar detrás del desastre y así justificar las intervenciones militares posteriores en Irak y Afganistán. Comenzaba así una lucha contra un enemigo indeterminado. El 1 de mayo de 2011 se comunicaba que Osama Bin Laden habría muerto durante una acción militar de EE. UU, ya con Barack Obama como presidente.

FUNDACION POLICIA DE NUEVA YORK

Entre las múltiples teorías que se han barajado en estos años sigue siendo protagonista el modo en el que se derrumbaron las torres, que muchos trabajos e informaciones atribuyen a voladuras controladas. 

Uno de los titulares de La Voz de Galicia en el despliegue que este periódico realizó el 12 de septiembre del 2001

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: