Tuvieron que pasar 11 años para que el gobierno indemnizara a un hombre que estuvo encarcelado durante más de dos décadas por un asesinato que no cometióJoe D’Ambrosio fue acusado en 1989 del homicidio de un joven y fue condenado a muerte, sin embargo se confirmó que hubo errores en el proceso y que ‘retuvieron’ pruebas que confirmaban que era inocente del homicidio.

Joe fue exnonerado en 2010 y desde entonces emprendió una lucha junto con sus abogados para que fuera compensado por los más de 20 años encerrado. No fue sino hasta este año que un tribunal en Ohio, Estados Unidos, determinó que el hombre deberá recibir un millón de dólares (casi 20 milllones de pesos) los cuales provendrán de un fondo destinado para indemnizar a las personas que fueron detenidas injustamente.

Luego de la resolución del tribunal, Terry Gilbert, abogado de Joe D’Ambrosio, detalló que por fin su cliente siente que la justicia de Ohio estuvo de su lado. Asimismo, afirmó que la millonaria indemnización que recibió no será mal gastada, sino todo lo contrario, pues ese millón de dólares será su sustento pues ahora ya tiene 60 años.

Joe ha pasado algunos años promoviendo ajustes a la pena de muerte. Foto: @OhStopExecution

¿Por qué fue detenido Joe en 1989?

En septiembre de 1988 fue encontrado en un río de Cleveland el cuerpo de un joven llamado Anthony Klann, quien previamente había sido ‘secuestrado’ por D’Ambrosio y otros dos amigos de la universidad luego de que entraran a su habitación buscando a su compañero, de quien sospecharan que éste les robaba drogas. Los tres fueron detenidos; sin embargo, uno de ellos, Edward Espinoza, llegó a un acuerdo con las autoridades para testificar en contra de Joe y Thomas Keenan.

Espinoza libró el llamado corredor de la muerte pero no así sus amigos, quienes un año después fueron condenados a muerte pese a que insistieron en que sí habían retenido a Klann, pero que no lo asesinaron como declaró Edward. D’Ambrosio puso mucho enfásis durante los 20 años que estuvo preso que él no había matado a Anthony, pero no fue sino hasta 2006 que un sacerdote obtuvo pruebas que confirmaban que los fiscales encargados del caso habían ocultado pruebas que confirmaban la inocencia de Joe.

Joe fue sentenciado a muerte en 1989. Foto: caminocatolico.com

Ya en 2014, cuatro años despues de que Joe salió de prisión, un juez determinó que había sido encarcelado injustamente por un asesinato que no cometió, por lo que lo hizo elegible para una indemnización, la cual desde entonces se le había negado porque incluso la Corte Suprema de Ohio echó para atrás el fallo.

Su caso sentó precedentes

Sin embargo, D’Ambrosio y sus abogados no quitaron el dedo del renglón y su lucha ayudó a sentar precedentes en la ley de Ohio, pues se hicieron reformas en 2019 que permiten indemnizar a personas encarceladas injustamente sin importar que las omisiones hayan sido durante o después del juicio.

Desde entonces, Joe también se convirtió en activista y promueve que la pena de muerte sólo sea válida cuando haya pruebas de ADN, confesiones legítimas o imagen y video que incriminen. Asimismo, pide que no sean enviadas al corredor de la muerte, las personas que fueron detenidas y sentenciados únicamente basándose en la confesión de otros informantes, tal como le ocurrió a él en 1989.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: