Un misterioso objeto fue encontrado cerca del centro de nuestra Galaxia, la Vía Láctea, y está emitiendo extrañas señales de radio.La fuente fue llamada ASKAP J173608.2-321635 y se encuentra a 25.800 años luz de la Tierra; los astrónoma no han querido hacer hipótesis alocadas, pero aún no han podido  averiguar qué tipo de objeto cósmico encaja mejor con sus extrañas propiedades.

«Podría formar parte de una nueva clase de objetos que se están descubriendo a través de estudios de imágenes de radio», se señala en un estudio que se publicará próximamente en The Astrophysical Journal. «Hemos presentado el descubrimiento y la caracterización de ASKAP J173608.2-321635: una fuente de radio variable y altamente polarizada situada cerca del Centro Galáctico y sin ninguna contrapartida clara en varias longitudes de onda», apuntó el equipo de astrónomos dirigido por Ziteng Wang, de la Universidad de Sidney (Australia).

¿Cómo detectaron este cuerpo misterioso? 

Los científicos dieron con el objeto gracias al Australian Square Kilometre Array Pathfinder (ASKAP), uno de los radiotelescopios más sensibles en todo el mundo, luego de detectar que parpadea durante semanas y de repente se oscurece, un patrón que no coincide con ningún objeto espacial conocido. 

Los expertos precisaron que entre abril de 2019 y agosto de 2020 la señal apareció en los datos 13 veces, posteriormente descubrieron que una de las propiedades más misteriosas de la señal es que está muy polarizada. Según recoge el medio DW, los científicos han descartado que ASKAP J173608.2-321635 pueda ser una estrella flamígera, que suele tener una emisión de rayos X que se corresponde con la de radio, así como han negado que se trate de binarias de rayos X, estallidos de rayos gamma y supernovas.

¿Qué podría ser este objeto? 

Este cuerpo, según lo dicho por los investigadores, tiene propiedades con un tipo de señal misteriosa situada cerca del centro de la Vía Láctea y conocida como Transitorios de Radio del Centro Galáctico, pero hasta ahora ningún objeto conocido explica completamente las extrañas señales. Los expertos esperan que con futuras observaciones podrían resolver este misterio, lo que «puede ayudarnos a comprender mejor los fenómenos astrofísicos extremos», según el estudio.  

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: