Raisah Sawati, es una médico de 33 años, perdió su empleó por tomar una siesta. Y es que sus supervisores se dieron cuenta de que estaba durmiendo mientras los pacientes esperaban ser atendidos. Todo ocurrió en Glasgow. Fue encontrada dormida en un banco y envuelta en una manta mientras estaba de guardia en el Hospital Fairfield cerca de Bury, Reino Unido.

Se dieron cuenta que no estaba cumpliendo sus deberes porque una enfermera, conocida como la ‘señora H’, fue a buscarla cuatro veces, pero no la pudo localizar. Finalmente, fue hallada tomando un descanso. Por esa situación, que ocurrió en marzo de 2017, fue declarada culpable de mala conducta, deshonestidad y desempeño profesional deficiente, lo cual le causó su despido recientemente.

La doctora tiene un historial de mala conducta 

De acuerdo con el diario inglés Daily Mail, la médica ya había estado involucrada en una polémica porque supuestamente le falló a un paciente que murió de insuficiencia respiratoria en un geriátrico; exageró su papel en el tratamiento de un bebé que sufría un paro cardíaco y mintió sobre sus calificaciones durante una entrevista de trabajo.

«Me han tratado injustamente porque esta es mi carrera y soy una aprendiz», declaró la joven, quien también aseveró que está enferma. «Mis problemas de salud son muy graves y, como se puede imaginar, ser médico es un trabajo bastante duro en términos de turnos», argumentó. «Tenía mucho dolor y tuve que tomar un poco de paracetamol porque tenía dolor menstrual. Me senté para dejar que la medicación actuara porque apenas podía caminar porque tenía muchos calambres en la parte inferior del abdomen y en las piernas», agregó.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: