El chile en nogada es uno de los platillos imprescindibles en las mesas de los mexicanos durante las fiestas patrias debido a que a través de sus colores y sabores plasma a la perfección la esencia e identidad mexicana, por lo que hoy te contamos cuál es el origen de esta preparación típica del mes de septiembre.

Actualmente, existe una gran variedad recetas para preparar chiles en nogada, sin embargo,la preparación originalcontempla un chile relleno con carne de puerco y/o res mezclada con manzana, durazno, pera y diversos frutos secos y dicha estructura es bañada con la nogada, una salsa hecha a base de nuez y otras especias que, a su vez, es adornada con granada y perejil, pero ¿a quién se le ocurrió esta receta?

El origen de los chiles en nogada se remonta al año de 1821 y como antecedente, en el país ya se servían los chiles rellenos, sin embargo, la versión más popular del origen de este platillo sugiere que fueron las monjas del Convento de Santa Mónica del estado de Puebla, quienes decidieron modificar este platillo en honor al general Agustín de Iturbide, por lo que decidieron crear un platillo que contuviera los colores de la bandera del Ejercito Trigarante (verde, blanco y rojo).

Si bien se desconoce el nombre de las monjas que crearon la deliciosa receta de los chiles en nogada se sabe que se valieron de ingredientes de la temporada para hacer su exquisita preparación.

Otras versiones sobre el chile en nogada 

Cabe mencionar que esta no es la única versión que existe sobre el origen de los chiles en nogada pues hay otros historiadores gastronómicos aseguran que dicho platillo no fue creado para Agustín de Iturbide y solo le adjudican la popularización de esta preparación.

En estas versiones aseguran que los chiles en nogada existían desde las épocas del Virreinato de la Nueva España y señalan que su existencia se debe a la fusión de las cocinas, española y árabe con los ingredientes mexicanos, además, mencionan que este plato fue concebido como un postre y no como un plato fuerte.

Por su parte, Eduardo Merlo, coordinador de Arqueología del Centro INAH del estado de Puebla señala que los chiles en nogada nacieron como postre, pero adjudica a las monjas del Convento de Santa Mónica haberlo convertido en un plato fuerte pues señala que fueron ellas quienes decidieron rellenar el chile con carne y no solo con fruta como se acostumbraba, además, el también historiador señala que las monjas preparaban este platillo en la fiesta del patrono San Agustín que se celebra el 28 de agosto y menciona que a partir de ello ocurre la confusión de adjudicarle el platillo en honor al general Agustín de Iturbide.

El origen real de los chiles en nogada sigue siendo un tema de discusión entre los historiadores gastronómicos, sin embargo, se puede concluir que su origen o por lo menos su popularidad sí surgió en la época de la Independencia de México, además, debido a su colorido, se convirtió en uno de los estandartes de la cocina mexicana.

Los chiles en nogada se preparan entre los meses

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: