Un hombre de 30 años acusado de ser pedófilo fue enviado a una cárcel de Brasil por el delito de violación, que cometió en contra de la pequeña hija de su expareja.

El sujeto no pudo culminar su condena porque otros reos se enteraron de lo sucedido y le sacaron el corazón, según explicaron autoridades penitenciarias de Cruzeiro de Oeste.

Tras el brutal acontecimiento, ocurrido el pasado miércoles 18 de agosto, los guardias de la prisión encontraron el cuerpo mutilado del sujeto identificado como Alex Sandro de Souze Mota.

Al entrar a la celda los uniformados se toparon con una escena macabra: al pedófilo le habían extirpado el corazón, por si fuera poco, le cortaron el miembro y lo colocaron en su boca.

Los compañeros de celda son sospechosos del crimen

Las autoridades de Brasil refirieron que hay un asesino confeso y al menos dos reos sospechosos de haber participado en el crimen; se trata de los hombres que compartían celda con el sujeto acusado de violación.

“En la celda del PECO uno de los reclusos dio el primer golpe contra el cuello de la víctima, provocó una hemorragia y se dio cuenta de que posiblemente había matado a la víctima”, expresó Izaías Cordeiro de Lima, responsable de la investigación.

La persona que confesó haber matado al pedófilo refirió que actuó porque “oyó una voz que le decía cómo debía proceder y por dónde cortar”.

Las indagaciones continuarán, aunque se sabe que los reos que le sacaron el corazón a su compañero limpiaron toda la celda para evitar dejar evidencia.

Fuente: Radio Formula

A %d blogueros les gusta esto: