El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, inauguró este viernes las instalaciones de la Guardia Nacional en San Cristóbal, Chiapas.

Por la mañana, muy temprano, López Obrador fue retenido por más de dos horas por un grupo de manifestantes, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE),  quienes le impidieron llegar a la reunión de seguridad y a la «mañanera». 

Pasado este incidente, López Obrador siguió con su agenda e inauguró un cuartel de la Guardia Nacional. En el evento se refirió a lo sucedido horas antes y aseguró, que pudo haberse usado la fuerza pública, pero prefirió protestar «para no perder la costumbre». 

«Hoy en la mañana que los maestros ahí nos detuvieron, podría haberles dicho sí, nos vemos el lunes en la ciudad de México, allá los espero,  y pasar; pero no, quise quedarme porque no son buenos modos y no hay respeto, y además siempre los hemos atendido y tienen otros propósitos  y entonces quise protestar , también para no perder la costumbre porque también vengo de ahí», señaló.

¿Qué ocurrió?

Unas 300 personas, en su mayoría maestros que se oponen al regreso a clases, impidieron este viernes que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, iniciara su rueda de prensa diaria, conocida como la «mañanera», en el suroriental estado de Chiapas.

«Maestros de la CNTE de Chiapas nos impidieron la entrada bajo la condición de que teníamos que atenderlos de inmediato y resolverles sus demandas, esto no lo puedo permitir porque no puede el presidente de México ser rehén de nadie», expresó el mandatario desde su auto.

«No tenemos pendientes con los maestros. Esto es un asunto más de intereses políticos, a mí me gustaría que los maestros de Chiapas, las bases, analizaran esta situación, si es correcto lo que están haciendo y si yo merezco que se me dé este trato», declaró el mandatario.

A los maestros de la CNTE, se sumaron estudiantes de escuelas normales, madres de víctimas de violencia, feministas y personal de salud pública que reclamaron insumos médicos, constató Efe en el terreno.

Los manifestantes bloquearon el vehículo del presidente, quien rechazó moverse del coche.

«Es como una protesta de mi parte para que estos grupos no se excedan, no abusen, respeten. Porque esto que están haciendo es completamente ilegal, indebido, mejor dicho. Desde luego tienen derecho a manifestarse y se los vamos a respetar siempre», expresó en su videollamada.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: