Un nuevo estudio publicado este miércoles deja en evidencia que la protección de las vacunas contra Covid-19 AstraZeneca y BioNTech/Pfizer, disminuye seis meses después de su aplicación, por lo que expertos alertan que sería necesario aplicar una tercera dosis de refuerzo contra esta enfermedad que ha causado una pandemia y confinamiento a nivel mundial. 

Un mes después de la segunda dosis, la eficacia de la vacuna de Pfizer es de un 88%, una protección ante eventuales contagios que desciende al 74% entre cinco y seis meses después de la inyección, según el último análisis del estudio Zoe Covid. Mientras que para la vacuna de AstraZeneca, la eficacia pasa del 77% un mes después de la segunda dosis al 67% entre cuatro y cinco meses después.

El estudio se realizó a partir de datos de alrededor de un millón de usuarios de la aplicación Zoe, puesta en marcha por un grupo privado homónimo. Investigadores del King’s College de Londres y del equipo de Zoe analizaron así los datos de los contagios ocurridos entre el 26 de mayo y el 31 de julio de 2021 en personas vacunadas que descargaron la aplicación entre el 8 de diciembre y 3 de julio de 2021

La campaña de vacunación británica, que ha administrado una segunda dosis al 77% de los mayores de 16 años, dio prioridad sobre todo a los ancianos y las personas de riesgo, así como a los trabajadores médicos.

Se requiere tercera dosis para  mayor protección

Las personas de la tercera edad son las más vulnerables. Foto: AFP

El profesor Tim Spector, científico que lideró el proyecto, advirtió que la efectividad de la vacuna podría ser «inferior al 50% en ancianos y personal sanitario para el invierno» boreal.

Si esta cifra se refiere a los contagios y no a las formas graves, esto podría implicar «un aumento de las hospitalizaciones y de las muertes», si el país enfrenta niveles de infección altos y una variante muy contagiosa.

El investigador considera así «urgente prever dosis de refuerzo», así como estudiar si conviene inmunizar a los menores en función de las vacunas disponibles.

Varios países estudian administrar una dosis de refuerzo, entre ellos el Reino Unido que quiere proponerla a las personas de riesgo a partir de septiembre, pese a las reticencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: