La escuela primaria del condado de MarínCalifornia, había sido consciente de seguir los protocolos de Covid-19. Se requería del uso de cubrebocas en el interior, los escritorios estaban espaciados a seis pies de distancia y los estudiantes se mantenían socialmente distantes. Pero la variante delta encontró la manera de entrar a las clases. 

El pasado 19 de mayo, una maestra, que no habría estado vacunada contra el Covid-19, comenzó a sentirse fatigada y con congestión nasal. La profesora pensó que simplemente se trataba de una alergia y continuó dando clases. 

Aunque por lo general seguía el protocolo y utilizaba mascarilla, hizo una excepción durante la hora del cuento para poder leer a la clase. 

Dos días después, la maestra se enteró que era positivo para Coronavirus; la mitad de su clase, conformada por 24 alumnos, había sido infectada, casi todos en las primeras dos filas más cercanas al escritorio, y el brote se había extendido a otras clases, hermanos y padres. Incluidos algunos que ya habían sido vacunados. 

«La mascarilla se quitó sólo momentáneamente, no un día u horas enteras. Queremos dejar claro que esto no es culpa del maestro, todos bajan la guardia, pero la cuestión es que Delta se aprovecha del deslizamiento de cualquier tipo de medida de protección», dijo Tracy Lam-Hune, epidemióloga del condado, en una entrevista. 

El estudio del caso, fue publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y destacado por la directora de los CDCRochelle Walensky, durante una sesión informativa. 

Walensky., destacó el peligro potencial para los niños menores de 12 años, el único grupo en los Estados Unidos que no es elegible para las vacunas contra el coronavirus

Solo este mes en el condado de Brevard, Floridamil 623 niños fueron infectados y más de 8 mil estudiantes fueron puestos en cuarentena

En el área de Atlanta, se confirmaron miles de casos positivos en escuelas con 23 mil estudiantes y el personal ha sido puesto en cuarentena. 

Ideologías

La situación en las escuelas se ha vuelto un campo de batalla ideológicos. Tal es el caso de un padre que arrancó el cubrebocas de un maestro en una escuela de Texas, asimismo, padres tanto a favor como en contra de las mascarillas, presentaron demandas en contra de distintos distritos escolares. 

Sin esfuerzos concentrados para frenar la transmisión de Covid-19, es probable que las cosas empeoren en los próximos meses. Una  simulación publicada este mes por un laboratorio financiero por los CDC predijo que en las escuelas primarias que no siguieran los protocolos de sanidad, podrían dar como resultado a más de un 75% de niños infectados en los primeros tres meses. 

Vacuna para niños

El aumento impulsado por la variante delta ha ejercido una nueva presión sobre la Administración de Alimentos y Medicamentos para que autorice la vacuna para niños más pequeños lo antes posible. 

La variante ha arruinado los planes de apertura de escuelas, con algunos funcionarios luchando para imponer mandatos de vacunas para el personal, así como mandatos para el uso de las mascarillas. 

«Es difícil pensar en esto», dijo Julie Swann, experta en modelos matemáticos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte que dirige el equipo que publicó el estudio de transmisión escolar y madre de un niño de 10 años. «Como padres, tenemos que luchar con estas nociones realmente difíciles del riesgo esperado». 

Se espera que las vacunas para niños de 5 a 11 años estuvieran disponibles a principios del otoño; sin embargo, los reguladores federales pidieron a las compañías de vacunas a fines de julio que duplicaran el número de participantes en el ensayo para incluir varios miles de niños más. 

La FDA busca comprender mejor el vínculo de las vacunas con una inflamación rara pero potencialmente grave del músculo cardiaco conocido como miocarditis pericarditis que ha afectado predominantemente a hombres jóvenes, y saber si podría afectar también a los niños más pequeños. 

El director de los Institutos Nacionales de SaludFrancis Collins, y los fabricantes de vacunas han indicado que la expansión de las pruebas pediátricas significan que es poco probable que se desarrolle una vacuna para niños más pequeños antes de fin de año, o quizás incluso a principios de 2022

Este pronóstico ha provocado alarma entre algunos funcionarios públicos y personal de salud, pues durante la semana que termino el 19 de agosto, se confirmaron cerca de 180 mil nuevos casos de Covid-19 en niños. Lo que significa un aumento de hasta 20 veces más que el mes pasado. 

Por su parte, el gobernador de MarylandLarry Hogan, pidió a los reguladores que aceleren la aprobación para vacunar a niños de 5 a 11 años. 

«Vacunar a nuestros hijos es fundamental para darles a los padres una mayor tranquilidad, pero nos dicen que aún faltan meses para la aprobación», dijo. 

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia advirtió que «el riesgo de impactos graves y duraderos en los resultados de salud de los niños no vacunados está aumentando».

Por su parte, la Academia Estadounidense de Pediatría ha instado a la FDA a utilizar un período de seguimiento de dos meses para los estudios de seguridad en lugar de seis meses, lo que «obstaculizaría significativamente la capacidad de reducir la propagación de la variante delta del Covid-19 hiper-infecciosa entre este grupo de edad «.   

«En nuestra opinión, el aumento de la variante delta cambia el análisis de riesgo-beneficio para autorizar vacunas en niños», escribió el presidente de la AAPLee Savio Beers, en una carta, instando a la agencia a que las vacunas estén disponibles para los niños más pequeños «lo más rápido posible . «

La FDA dijo que no podía comentar sobre sus discusiones con los fabricantes, pero enfatizó que está trabajando para «garantizar que el número de participantes en los ensayos clínicos sea del tamaño adecuado para evaluar la seguridad y eficacia de un producto en la población destinataria».

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: