El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, compareció de manera virtual en su tercera audiencia virtual ante un juez federal por el caso Odebrecht, empresa brasileña que presuntamente obtuvo beneficios económicos a través de sobornar al exfuncionario del gobierno de Enrique Peña Nieto.

El juez federal autorizó 3 meses de plazo de investigación complementaria y exhoró a a las partes a que concreten pláticas y lleguen a un acuerdo; el plazo ahora concluye el próximo 19 de noviembre.

Lozoya Austin está acusado de los delitos de asociación delictuosa, uso de recursos de procedencia ilícita y cohecho dentro de la causa penal 261/2019 en la que se le vincula de haber beneficiado a la empresa brasileña Odebrecht con 39 millones de dólares con la asignación de contratos de obra pública.

En sus primeras declaraciones en las audiencias previas, el exdirector de Pemex ha denunciado a 71 personas involucradas en actos de corrupción, entre ellas al panista Ricardo Anaya quien salió del país para evitar ser detenido, y quien está ubicado por la FGR en Texas.

En su primera audiencia, el juez de la causa determinó como medidas preventivas contra Lozoya el uso de un brazalete electrónico para evitar una posible fuga.

La FGR lo señala de haberse beneficiado con sobornos con la cantidad de 10.5 millones de dólares por sus tratos directos con Luis Alberto de Meneses Weyll, quien era el director de Odebrecht en México, a cambio de facilitarle la adjudicación directa proyectos de obra pública en los estados de Tamaulipas, Veracruz e Hidalgo.

El órgano de procuración de justicia también lo acusa de actuar en asociación delictuosa con su hermana Gilda y su madre Margarita a quienes hizo depósitos bancarios en el extranjero, y producto del dinero de procedencia ilícita adquirió una casa en Ixtapa Zihuatanejo.

Fuente: Excelsior

A %d blogueros les gusta esto: