Jeanine Áñez, quien fue presidenta de facto en Bolivia, tendrá que ser trasladada a una institución médica, luego de que un psiquiatra evaluó que su salud mental no es la mejor, por lo que no puede permanecer en prisión. “Tiene síndromes sistémicos que requieren supervisión clínica permanente», argumentó el doctor Fernando Garitano-Zavala en un informe, al cual tuvo acceso el diario boliviano El Deber.

Áñez se encuentra desde marzo pasado en el Centro Penitenciario Femenino Miraflores de La Paz, por el caso denominado “golpe de Estado” basado en denuncias de supuesta conspiración, sedición y terrorismo durante la crisis política y social de 2019 que derivó en la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

La salud mental de Áñez se ha deteriorado

El médico Garitano-Zavala informó que la ex mandataria sufre de un trastorno depresivo mayor grave con ideación suicida, probable polineuropatía periférica y síndrome conversivo disociativo, hipertensión arterial sistémica, entre otros, por lo que recomendó que la paciente sea sometida a estudios complementarios que incluyen una electromiografía de miembros superiores y pélvicos y una tomografía axial computarizada (TAC) de cráneo de contraste. 

Durante la revisión previa a ésta, los doctores le diagnosticaron hipertensión arterial sistémica y síndrome ansioso depresivo. Estos chequeos médicos ocurren luego de que Jeanine manifestó que ya “no quiere vivir”, dos días después de haberse generado lesiones en los brazos.

Tras el intento de autolesión, el Régimen Penitenciario de Bolivia autorizó que un familiar pudiera pernoctar con la ex mandataria en su celda, así como el ingreso de un psicólogo clínico particular. Por el caso “golpe de Estado”, que se investiga a instancias del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), también están en detención preventiva dos ex ministros de Áñez y varios exjefes policiales y militares.

Protestas en la cárcel por trato “especial” a Áñez

Una decena de reclusas de la cárcel donde Áñez está detenida exigieron un trato igualitario y denunciaron supuestos “privilegios”; esta versión es secundada por las autoridades para sostener que sus derechos no están siendo vulnerados. En tanto, Carolina Ribera Áñez, hija de Jeanine, publicó unas fotografías en sus redes sociales para mostrar la celda de su madre: ”Una cama, una mesa, dos sillas, una pequeña radio y un lavamanos. Esos son los ‘lujos’ de mi madre”, escribió la joven.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: