La variante Delta se ha vuelto un problema en todo el mundo para contener la pandemia de Covid-19, ya que por sus características es más fácil de propagarse. Sin embargo, un nuevo estudio revela que las personas que contrajeron el SARS-Cov-2 durante la primera ola y enfermaron, parecen tener un riesgo menor de contraer la variante Delta que aquellas que recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech.

El análisis, publicado en artículo preimpreso en medRxiv y que aún no han sido revisados por otros investigadores, comparó la inmunidad natural, obtenida de una infección anterior, con la protección proporcionada por una de las vacunas más potentes actualmente en uso. Estos datos contrastan con investigaciones previas que sostienen que las inmunizaciones ofrecían una mejor protección que una infección anterior, aunque esos estudios no eran de la variante Delta.

Un desafío depender sólo de las vacunas

Los investigadores, de Israel, explicaron que es un desafío depender exclusivamente de las vacunas para superar la pandemia, ya que la población que recibió ambas dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech tenían casi seis veces más probabilidades de contraer una infección Delta y siete veces más probabilidades de tener una enfermedad sintomática que las que se recuperaron.

“Este análisis demostró que la inmunidad natural brinda una protección más duradera y más fuerte contra la infección, la enfermedad sintomática y la hospitalización debido a la variante Delta”, dijeron los investigadores, quienes agregaron que dar una sola inyección de la vacuna a aquellos que se infectaron previamente también pareció aumentar su protección. Aún se desconoce el beneficio a largo plazo de una dosis de refuerzo de la inoculación, que acaba de comenzar en Israel.

¿La variante Delta es más peligrosa de lo que se pensaba?

Científicos de Reino Unido aseguran que quienes contraen la variante Delta tienen más del doble de probabilidadesde ser hospitalizadas que las infectadas con la cepa Alfa; esto luego de revisar de más de 43 mil casos de COVID-19 en Inglaterra, la mayoría de los cuales no estaban vacunados o estaban parcialmente vacunados. Esta información se publicó en la revista The Lancet Infectious Diseases el viernes.

Fuente: Excelsior

A %d blogueros les gusta esto: