Nuevas técnicas de “revelado” fueron aplicadas a imágenes tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) y los resultados fueron más que impactantes. En especial con una de la nebulosa del Velo, una nube de gas caliente e ionizado resultado de la explosión de una estrella masiva hace unos 8 mil años, lo que dejó como resultado una fotografía más detallada. 

Con los antiguos métodos la información recopilada se traducía en imagen como una pequeña parte de la nebulosa del Velo, que se encuentra en la constelación de Cygnus (el cisne), a unos 2 mil 100 años luz de la Tierra, lo que se considera relativamente cercano en términos astronómicos.

Este fenómeno espacial es la parte visible del bucle de Cygnus, un remanente de supernova tras la muerte de una estrella que tenía 20 veces la masa del Sol. De acuerdo con la NASA, ese cuerpo vivió rápido y murió joven, terminando su vida en una liberación catastrófica de energía. A pesar de esta violencia estelar, las ondas de choque y los escombros de la supernova esculpieron la delicada traza de gas ionizado de la nebulosa del velo, creando una escena de sorprendente belleza astronómica.

Los operadores del Telescopio Espacial Hubble captaron la espectacular imagen en 2015 mediante el instrumento Wide Field Camera 3, pero volvieron a procesar la información original con nuevas técnicas para lograr una imagen aún más nítida, lo que dio como resultado la apreciación de diferentes gases se representan en diferentes tonos: azul para oxígeno doblemente ionizado, rojo para el hidrógeno y el nitrógeno ionizados.

Todo gracias al Hubble

El Hubble, que es operado por la NASA y la Agencia Espacial Europea, lleva más de 30 años observando distintas características y fenómenos cósmicos, próximamente será relevado por el James Webb, que será enviado al espacio antes de que termine el 2021. 

Esta sonda se encuentra en el exterior de la atmósfera, en órbita circular alrededor del planeta Tierra a 593 kilómetros sobre el nivel del mar, con un período orbital entre 96 y 97 minutos.

Una de las características del Hubble era la posibilidad de ser visitado por astronautas en las llamadas misiones de servicio, razón por la cual ha estado en servicio tanto tiempo. Ha capturado postales que han sorprendido a todos los amantes del espacio.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: