Ya lo hemos visto en películas o series y es que esa tendencia de comer huevos crudos en el desayuno para asegurarse de dar un buen rendimiento en la jornada o antes de un entrenamiento físico se ha vuelto bastante popular.

Para algunos esto puede resultar curioso no solo por los sabores y sensaciones que este alimento podría dejar en el paladar, sino también por la duda de qué tan cierto es que esta forma de ingerir los huevos sea una buena alternativa.

Ante la falta de información sobre el verdadero beneficio de la proteína de huevo crudo o cocido, se han realizado diversos estudios e investigaciones para descubrir qué tan provechosa, o no, es esta tendencia alimenticia.

Digestibilidad

De acuerdo con un estudio publicado en The Journal of Nutrition, la digestibilidad de la proteína y otros componentes del huevo es mucho mejor en aquellos que están preparados.

Para esta investigación se estudiaron cinco pacientes con ileostomía. Cada sujeto fue estudiado en dos situaciones de prueba diferentes aplicadas al azar de la siguiente manera: Después de la ingestión de proteína de huevo cocida y después de la ingestión de la misma comida pero con proteína cruda.

Estas pruebas se separaron entre sí por un lapso de al menos 1 semana y en ambas ocasiones se realizaron mediciones de vaciamiento gástrico, tiempo de tránsito del intestino delgado y asimilación de proteínas.

Los resultados fueron claros al dejar ver que el 91%  de la proteína contenida en el huevo cocido fue absorbida, mientras que en el huevo crudo solo se absorbió el 50%.

Absorción de nutrientes

Ahora bien, para obtener los beneficios de algunos micronutrientes como la vitamina B7, es recomendable cocinar el huevo para desnaturalizar la avidina y permitir la absorción de este nutriente. ¿Por qué es importante esto? De acuerdo con la Universidad de Oregon, esta proteína adhiere a la biotina y evita su absorción en el intestino delgado.

Por otro lado, este alimento también cuenta con  vitaminas A, B, D y E; y minerales como el calcio, hierro, potasio, fósforo, zinc y selenio. Si quieres aprovecharlos y maximizar sus beneficios, será mejor que cocines los huevos antes de consumirlos.

Para evitar enfermedades de cuidado

Por último, no está de más mencionar que comer huevo crudo puede ser un factor de riesgo para sufrir una intoxicación alimentaria por salmonela

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, las aves de corral pueden contaminar el interior del huevo antes de que se forme el cascarón a través de su excremento, y para evitarla es necesario comprar los huevos pasteurizados, así como cocinarlos a una temperatura de 71° o más.

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: