Más de 2 mil afectados por las inundaciones tomaron el pa­lacio municipal de Nacajuca, prove­nientes de varias comunidades que sufrieron anegaciones.

Señalaron que la Secretaría de Bienestar se había comprometi­do en el acuerdo en “Saloya” Primera que serían censados, pero denuncia­ron que los jóvenes que realizan los levantamientos reciben órdenes de del ayuntamiento y son ellos quie­nes deciden a quien censar y a quien no, pese a que son vecinos y sufrie­ron los mismos embates de las aguas provenientes de la presa “Peñitas”.

 Desde las primeras horas de ayer cientos nacajuquenses, originarios de los poblados “El Sandial”, “Hormi­güero”, “Guanosolo”, El Tigre, Chico Zapote, El Guácimo, y Ejido Chico Zapote, protestaron inconformes, debido a que, según ellos, el censo fue manoseado por las autoridades municipales “encabe­zadas por la presidente municipal, Janicie Contreras”.

Los inconformes cerraron la en­trada de los trabajadores del ayun­tamiento, no dejaron entrar a nadie y pidieron hablar con la alcaldesa, pero no fue hallada en las oficinas, algo que ya es recurrente, según los indígenas chontales.

Miércoles 21 de octubre de 2020

A %d blogueros les gusta esto: