¡No sólo son las cucarachas, también las hormigas “sobrevivieron”! Y es que investigadores del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey (NJIT), la Academia de Ciencias de China (CAS) y la Universidad de Rennes, en Francia, descubrieron un impresionante fósil de 99 millones de años de antigüedad que conserva en estado puro.

El insecto es uno de los depredadores más enigmáticos del periodo cretácico, se trata de la hormiga del infierno (haidomyrmecine) que por raro que parezca se conservó mientras abrazaba a su desprevenida víctima. Hay que recalcar que se trata de un pariente extinto de la cucaracha conocida como caputoraptor elegans.

El hallazgo de una especie recién identificada, hizo que los especialistas tengan evidencia de los rasgos asesinos que tenía ésta y otras hormigas del infierno. Entre ellos, las mortales mandíbulas que tenía y que utilizaba como una guadaña para sujetar a su presa.

En una publicación de la revista Current Biology explican que este fósil demuestra el modo en que la hormiga del infierno se alimentaba. Además, ofrece una posible explicación evolutiva de su morfología inusual y destaca una diferencia entre los primeros ancestros de las hormigas.

Hormigas del infierno: desaparecieron hace 65 millones de años

De acuerdo con los expertos, el linaje de las hormigas del infierno desapareció y con ellos se fueron los rasgos que calificaron como sorprendentes para un depredador. Estos insectos se extinguieron hace 65 millones de años cuando el meteorito cayó.

“Como paleontólogos, especulamos sobre la función de las adaptaciones antiguas utilizando la evidencia disponible, pero ver a un depredador extinto atrapado en el acto de capturar a su presa es invaluable”.

“Esta depredación fosilizada confirma nuestra hipótesis de cómo funcionaban las piezas bucales de las hormigas del infierno.

La única forma de capturar a las presas en tal disposición es que las piezas bucales de las hormigas se muevan hacia arriba y hacia abajo en una dirección diferente a la de todas las hormigas vivas y casi todas insectos”, dijo Phillip Barden, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Biológicas del NJIT y autor principal del estudio..

Fuente: El Heraldo de México

A %d blogueros les gusta esto: